¿

Cuál es la visión que tienes de la vida? Es muy posible que sea errada; plantada por ti mismo, por las cosas cómo sucedieron en tu vida, o por las cosas que has luchado por cambiar y no cambian. Así que la forma de ver la vida determina tus expectativas, valores, relaciones, amistades, cuáles cosas son prioritarias y cuáles no.

Por ejemplo:

1)               Si tu forma de ver la vida es como una carrera, entonces le vas a dar valor a la velocidad y casi siempre andarás volando en todo.

2)               Si la ves como una maratón (todo de largo alcance), la cosa de valor para vos será la perseverancia.

3)               Si ves la vida como algo liviano, sin valor, tu valor principal será pasarla bien.

4)               Si la ves como un deporte o como una batalla, peleándola cada día, entonces valorarás siempre el ganar.

 La gente casi siempre muestra lo que piensa de la vida -o cómo la ve- en la forma en que se viste, cómo se peina, los adhesivos que pega en su casa, moto, etc. Incluso los que se hacen tatuajes demuestran lo que piensan de la vida.

Romanos 12:1, 2_ “Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional. No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.”

Todo lo dicho anteriormente muestra cómo ve la vida un incrédulo que no conoce el amor de Dios, pero es inaceptable que lo piense -y mucho menos lo viva- un hijo de Dios.

     1-   La vida en la tierra es una prueba

Dios prueba una y otra vez: carácter, fe, obediencia, amor, integridad y lealtad con un propósito:

Deuteronomio 8:2, 3, 16_  “Y te acordarás de todo el camino por donde te ha traído Jehová tu Dios estos cuarenta años en el desierto, para afligirte, para probarte, para saber lo que había en tu corazón, si habías de guardar o no sus mandamientos. Y te afligió, y te hizo tener hambre, y te sustentó con maná, comida que no conocías tú, ni tus padres la habían conocido, para hacerte saber que no sólo de pan vivirá el hombre, mas de todo lo que sale de la boca de Jehová vivirá el hombre (…) que te sustentó con maná en el desierto, comida que tus padres no habían conocido, afligiéndote y probándote, para a la postre hacerte bien…” Tribulación, refinación, purificación, es más de lo mismo y están mencionados más de 200 veces en la Palabra.

Éxodo 16:4_ “Y Jehová dijo a Moisés: He aquí yo os haré llover pan del cielo; y el pueblo saldrá, y recogerá diariamente la porción de un día, para que yo lo pruebe si anda en mi ley, o no.”

Probados en la provisión y bendición (¿quién los probó?)

Éxodo 20:20_ “Y Moisés respondió al pueblo: No temáis; porque para probaros vino Dios, y para que su temor esté delante de vosotros, para que no pequéis.”

¿Para qué Dios trae la prueba? Para que haya temor de Él y no pequemos.

       2ª Crónicas 32:30, 31_ “Este Ezequías cubrió los manantiales de Gihón la de arriba, y condujo el agua hacia el occidente de la ciudad de David. Y fue prosperado Ezequías en todo lo que hizo. Mas en lo referente a los mensajeros de los príncipes de Babilonia, que enviaron a él para saber del prodigio que había acontecido en el país, Dios lo dejó, para probarle, para hacer conocer todo lo que estaba en su corazón,”

Probados cuando todo va bien.

Salmos 7:9_ “Fenezca ahora la maldad de los inicuos, mas establece tú al justo; porque el Dios justo prueba la mente y el corazón.”

Según este pasaje, ¿qué prueba Dios? Prueba mi fe cuando hay problemas, prueba mi esperanza viendo cómo uso lo que Él me da, y prueba mi amor a través de las personas. Y una de las más importantes: cómo actúo cuando no siento la presencia de Él en mi vida. Y Dios a veces lo hace a propósito. El carácter se desarrolla en las pruebas. Dios está observando toda reacción en nuestra vida. Él está pendiente de las cosas más pequeñas y simples. Al entender que la vida toda es una prueba, ya nada es insignificante para ti. Y lo fundamental que tienes que saber:

1ª Corintios 10:13_ “No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar.”

 Santiago 1:12_ “Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha prometido a los que le aman.”

     2-   La vida en la tierra es una mayordomía

Dios nos ha dado inteligencia, capacidades, dones, talentos, oportunidades, tiempo, para que lo cuidemos y lo administremos. Dios es dueño de todo, dice Él.

Salmo 24:1_ “De Jehová es la tierra y su plenitud; el mundo, y los que en él habitan.”

En realidad no tenemos nada, pero el hombre se ha hecho dueño de todo. La tierra y las cosas son prestadas por el tiempo que estamos en ella; cuando nos vamos, Dios se la presta a otros.

El primer trabajo que el hombre tuvo, ¿cuál fue? Administrar.

Génesis 1:28_ “Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra.”

1ª Corintios 4:7_ “Porque, ¿quién te distingue? ¿o qué tienes que no hayas recibido? Y si lo recibiste, ¿por qué te glorías como si no lo hubieses recibido?

Y esos administradores deben ser fieles con el encargo.

1ª corintios 4:2_ “Ahora bien, se requiere de los administradores, que cada uno sea hallado fiel.”

Así entonces el dinero (poco o mucho), es una prueba en sí mismo y mostrará la administración de esos bienes que nos son dados. Hay una relación muy directa entre el uso del dinero y la calidad de mi vida espiritual.

 

   Lucas 16:11_ “Pues si en las riquezas injustas no fuisteis fieles, ¿quién os confiará lo verdadero?

Lucas 12:47, 48_ “Aquel siervo que conociendo la voluntad de su señor, no se preparó, ni hizo conforme a su voluntad, recibirá muchos azotes. Mas el que sin conocerla hizo cosas dignas de azotes, será azotado poco; porque a todo aquel a quien se haya dado mucho, mucho se le demandará; y al que mucho se le haya confiado, más se le pedirá.”

Romanos 12:2_ “No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.”

 

Cuando más se nos da, es cuando más responsables se espera que seamos.