La sangre y su aplicación

Vamos a traer la cruz de Jesús a la iglesia, a nuestras casas, y al hacerlo Satanás huirá. La sangre que me da fuerza de día en día nunca perderá su poder. Cuando Dios creó a Adán, lo hizo sano, completo, pero en el momento que el pecado tocó a su vida la presencia de Dios se apartó, y la muerte comenzó a obrar en su cuerpo. Y la muerte trajo enfermedad en sí misma. Génesis 3 dice que Dios vino al jardín buscando a su amigo; en el vs.15 Dios prometió redención, después en Génesis 3:21 Dios les hizo túnicas de abrigos de piel. Las pieles estaban mojadas de sangre. Dios cubrió con esa sangre a ellos, con eso Dios estaba declarando que a través dela sangre redención total vendría sobre los hombres. En el Antiguo Testamento Dios reveló el poder de la sangre a su pueblo. La Biblia declara que la vida está en la sangre. Cuando la sangre es ofrecida, aplicada, la muerte debe huir porque la sangre siempre conquista.

En el Antiguo Testamento a través del poder la sangre de Cristo, Dios ha revelado su sangre a los profetas, a Adán, sus hijos, Noé, Abraham, Isaac, Jacob, y a Israel. E hizo un pacto con su pueblo a través de la sangre; hay siete pactos en la Escritura y todos demandan sangre. Dios reveló el pacto de la sangre a Adán y a Noé, y cuando Noé salió lo primero que hizo fue ofrecer sangre. Bautizó la tierra con sangre y rompió la maldición en el planeta. Abraham entró a la tierra de la  promesa con sangre, hizo un pacto con Dios, y como resultado le prometió la tierra de Canaán. Israel y Jacob hicieron un pacto de sangre con Dios, y Dios reveló el pacto de sangre a Israel. Fueron 400 años de esclavitud en Egipto, por eso la última noche antes de que salieran, Dios le dijo a Moisés: “Dile al pueblo que tome un cordero por cada casa y lo maten y apliquen la sangre; cuando lo hagan, yo los sacaré de la esclavitud.” Si han sido esclavos del enemigo o sus poderes demoníacos, hay una salida y solo una salida, a través de la sangre de Jesús. Dios reveló que a través del pacto de la sangre la esclavitud y ataduras satánicas son rotas. Y gente pobre se hizo rica. La palabra de Éxodo 12 dice que Dios le revelaba algo asombroso cuando aplicaban la sangre, hacían la señal de la cruz. El 12:7 dice que tomarían de la sangre y la pondrían en los dos postes y en el dintel de las casas en que habían de comer. Aquí vemos la aplicación de la sangre y la señal de la cruz.

 

Cuando lo hicieron, 3 cosas pasaron:

1. Salieron de Egipto, la atadura fue rota.

2. Despojaron de las riquezas a los egipcios.

3. 3 millones de personas enfermas y débiles en el cuerpo esa noche fueron totalmente sanas por el poder de Dios.

 

Eso dice que a través de la sangre tú también puedes ser libre de cualquier clase de atadura y  esclavitud, hacer lo mismo y recibir como ellos y ser sanado. Y puedes y serás sanado. Di: sanado, sanado, libre, libre. Dios reveló a Israel algo asombroso. Siempre que la cruz es revelada suceden milagros. Por eso vamos a traer de nuevo a la iglesia, a nuestras casas, a cada habitación de la familia, la cruz de Cristo con todo lo que eso implica. Esto hará salir a Satanás de cada hogar. Tus hijos serán libres de drogas, brujería, adicciones, apatía, etc., todo eso será destruido en tu casa; trae la cruz de regreso sobre ella y no tendrá más poder el enemigo sobre ti. Levanta las manos y di: la sangre de Jesús. Dios reveló el poder de la cruz a su pueblo, vieron la plaga tocar a todas las casas del enemigo, pero no tocó a las que tenían la señal de la sangre en cruz. Ellos vieron el poder de la sangre, porque el ángel de la muerte no pudo entrar. Dios dijo: “Cuando vea la señal de la sangre no permitiré que el ángel de la muerte toque tu casa.” La Biblia dice en Éxodo 12:23 algo glorioso, ¿qué dice? No permitirá, eso quiere decir: Satanás no podrá, no puede entrar a tu casa. Puede visitar la de tu vecino, pero no la tuya. El diablo podrá mirar a través de tu ventana, pero nunca podrá entrar por tu puerta. Porque cuando aplicas la sangre de Jesús por fe, ningún demonio puede cruzar esa línea.

 

Job entendía esto; en Job 1:5 dice que él aplicó la sangre sobre ellos, todos los días. Así que cuando Satanás venía a la presencia de Dios, le decía: “No puedo tocar a Job”. Mira el vs.10, por este verso vemos que nos protege en 5 áreas de nuestra vida:

1. Te protege a ti.

2. A tu familia; cuando aplicas la sangre sobre tu familia, no la puede tocar.

3. “¿Acaso no le has puesto un cerco?” ¿A qué? Al trabajo de sus manos: a tus pertenencias. De todo lo que tienes tendrás derecho legal de aplicar la sangre sobre ello.

4. La sangre puede proteger aun tus planes, cuando planeas u organizas algo, di esto: "La sangre de Jesús, la sangre de Jesús”.

5. Aumentado los bienes sobre la tierra: la sangre puede proteger también tu influencia.

 

Por donde camines hay un cerco sobre ti, protección alrededor de ti, cuando camines por causa de la sangre de Cristo sobre ti, cada vez que camines los demonios huirán a causa de la sangre de Jesús. Cuando vayas a un lugar de muerte, traerás contigo la vida de Jesús, la salud del cielo, la protección del cielo, porque donde está la sangre de Jesús, el Espíritu también está. Di: donde la sangre está, el Espíritu está. Israel tuvo que aprender esto vez tras vez; la Biblia dice en Números 21 que Israel se rebeló y como resultado serpientes entraron al campamento, y los mordían. Cuando nos rebelamos invitamos a serpientes a entrar en nuestras vidas y casas, los demonios vienen a causa de la rebelión, pero Dios dijo a Moisés: “Pon un poste y has una serpiente de bronce, y quien mire a la serpiente vivirá”. Jesús le dijo lo mismo a Nicodemo, así como fue levantada la serpiente en el desierto, así será levantado Jesús. Esa serpiente de bronce era profética, acerca de Jesús, quien se hizo pecado en la cruz, quien la mire vivirá. Quien mire la cruz: vivirá. Así que todo lo que tienes que hacer para salir de cualquier tipo de esclavitud y opresión es mirar la cruz otra vez. Mira bien lo que dice: Dios nunca le dijo a Moisés: “Si la tocan vivirán, o si la besan, o si se postran vivirán”, no, lo que tenían que hacer era mirar la cruz con fe. Jesús dice: “Mira y vive, mira y vive”. Repite: mirar y vivir, mirar y vivir. Deja de mirar al diablo, al pecado, a ti mismo, y comienza a mirar a la cruz que dejaste de mirar, mírala otra vez con fe. y cuando la mires vivirás. Trae la cruz de regreso a la iglesia, a tu vida y familia. Es la sangre la que me da fuerzas día en día, ella nunca perderá su poder.

 

Pr. Jorge Rosanova