“Aviso a la Iglesia de Estados Unidos”

Despierta Iglesia, mensaje de Dios para ti.mp3

 26 de abril del 2009

Mensaje profético para la Iglesia 

    Traer una palabra profética, muy en especial cuando esa palabra es dura, nunca es tarea fácil; y resulta más difícil si esa palabra profética involucra a los Estados Unidos de Norte América.    Mi nombre es Eduardo Negrón, pastor de la Congregación Hispana de Ladysmith.    Me dirijo a ustedes, amada iglesia universal, con temor y temblor.    Lo que ustedes van a oír aquí son dos eventos; uno ya está ocurriendo, y el segundo es más para el futuro, pero el futuro no muy lejano.

    Es una palabra profética que el Señor me dio el 14 de abril del 2009 y que la compartí con la iglesia donde pastoreo el domingo 26 de abril del mismo año.  La razón por la que no hicimos pública dicha profecía en aquél entonces fue porque no teníamos los medios para hacerlo.    No estábamos grabando los mensajes, ni tampoco teníamos la página en la Internet.    Hoy Dios nos ha provisto con ambas cosas y recientemente me ha inquietado a publicar dicha palabra profética.    

    Lo que voy a compartir con ustedes, para unos sonará como cosa loca, para otros será algo difícil de creer, pues están sumergidos en la llamada doctrina de la prosperidad, doctrina que solo cree en el confesar positivo, y que otro mensajes que no venga con palabras de victoria, prosperidad, etc. no es mensaje de Dios.      Como iglesia creemos en el confesar positivo a la manera bíblica.    Sabemos que una confesión positiva no va a cambiar las circunstancias adversas, por lo tanto nuestra confesión positiva gira en torno a creer en la misericordia de Dios la cual nos consuela en todas nuestras tribulaciones.   Quienes creen en la doctrina de confesar positivo pensando que esto les traerá la victoria se les olvida que Micaías era el único profeta entre cuatrocientos que trajo verdadera palabra de Dios al rey Acab, y dicha palabra no fue de victoria o prosperidad, sino de derrota y soledad.   Un tercer grupo podría tomar este mensaje como algo ofensivo, y un cuarto grupo, me atrevería decir “LOS MENOS”, podría ser aquél grupo que sí está atento a la voz de Dios, y que este mensaje servirá para confirmar lo que Dios ya les ha comunicado, lo que Dios ya les ha revelado.

    El Señor en su palabra nos dice lo siguiente: 18Cuando yo dijere al impío: De cierto morirás; y tú no le amonestares ni le hablares, para que el impío sea apercibido de su mal camino a fin de que viva, el impío morirá por su maldad, pero su sangre demandaré de tu mano. 19Pero si tú amonestares al impío, y él no se convirtiere de su impiedad y de su mal camino, él morirá por su maldad, pero tú habrás librado tu alma (Ez.3:18-19).

    Dios nos ha comisionado para dar este aviso.   Sabemos que no somos los únicos, sino que Dios está levantando a otras iglesias en otros lugares para que juntos demos el aviso al pueblo de parte del Señor.   Mi responsabilidad es dar el aviso, quien lo quiera creer y recibir recibirá los beneficios, quien no lo quiera recibir sufrirá las perdidas, pero yo habré librado mi alma.

    Estas palabras son una trompeta de aviso para el pueblo de Dios, porque Cristo está por venir y la iglesia está dormida.    Nuestra iglesia es pequeña y con escasos recursos, pero Dios, que es el dueño del oro y de la plata, nos ha provisto con esta página de Internet para que sea la trompeta de él, y que este sonido avance hasta lo más lejano del planeta.   Estamos tocando la trompeta y la estamos tocando con sonido entendible.   Esperamos que todo el que la escuche se prepare y se afirme en el Señor.

    Antes de entrar en las dos palabras proféticas he sido movido por el Señor para levantar un fundamento el cual servirá como plataforma para lo que el Señor quiere compartir con su iglesia.

   En el mensaje que dimos en abril 26 del 2009 hicimos uso de las palabras dadas por el apóstol Pedro en 2 Pedro.1:19-21 que dicen: 19Tenemos también la palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro, hasta que el día esclarezca y el lucero de la mañana salga en vuestros corazones; 20entendiendo primero esto, que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada, 21porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo.   

    El que Pedro diga: “Tenemos también” nos indica que venía hablando de algo que hace conexión con esta porción.   Él está diciendo que, junto a Jacobo y Juan, oyó la manifestación de la voz desde el cielo que les habló haciendo referencia a Cristo.    Estas revelaciones son estupendas, pero Pedro nos dice ahora que hay una revelación que es más segura, y esa es la palabra de Dios.   Dios nos habla por medio de su palabra.    Esto no es algo que nosotros provocamos o buscamos, simplemente nos llega de parte de él.   De esa manera ninguna profecía puede ser interpretada en forma privada, sino junto a todo el pueblo.    Esta profecía es la que es inspirada por el Espíritu Santo.    Es por eso que es la más segura, y la exhortación de Pedro es a estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro.

    Miremos algo más relacionado a la profecía.   En Amos 3:7 Dios nos revela algo muy importante; él dice: 7Porque no hará nada Jehová el Señor, sin que revele su secreto a sus siervos los profetas.

    En este pasaje Dios nos revela cual es su modo de operar.   Él revela, muy en especial, cuando va a venir juicio, para que las personas se corrijan.   El problema no es que Dios no hable, el problema es que muchas veces nosotros no escuchamos.

    Dios va hacer algo pronto y está dando el aviso.   Esperemos que la iglesia reciba el mensaje y se prepare.

    Veamos ahora algunas fechas importantes, las cuales nos conducirán a la palabra profética.

1.     Domingo 2 de noviembre del 2008

  El año 2008 fue año de elecciones presidenciales en Estados Unidos.   Estas se llevaron a cabo el martes 4 de noviembre del mismo año.   Ese domingo, antes de las elecciones yo me dirigí a mi congregación y les exhorté, muy en especial a todo el que podía ejercer el derecho al voto, que así lo hicieran.    Les dije, y cito: “Antes de ir a las urnas a votar oren a Dios para que les dé dirección de cómo deben votar.   Recordemos que como cristianos nosotros debemos votar, no por lo que me pueda favorecerme más a mí, sino por lo que puede  favorecer a Dios y la extensión de su reino”.

 2.     Martes 4 de noviembre del 2008

   Se estaban celebrando las votaciones y como a eso de las 9:00pm ya se sabía que el Sr. Obama ganaría las elecciones.   Sin embargo, hasta que no se contara el último voto y se hiciera todo oficial no sería una realidad.    Cuando me fui a la cama esa noche todavía no se sabía nada oficialmente. 

 3.     Miércoles 5 de noviembre del 2008

    Viajando para mi trabajo temprano en la mañana iba escuchando las noticias.   Fue entonces que oí el anuncio oficial “El Sr. Obama fue electo el nuevo presidente de Estados Unidos de Norte América”.    En el mismo instante que oí la confirmación sentí en mi corazón cómo el Señor me decía:   “La oscuridad entró a la Casa Blanca”.     Muchos podrán pensar que esto es un mensaje racial, pero Dios no es racista, ni yo tampoco.    Esto no tiene que ver nada con el color de la piel, o con la nacionalidad, o estado económico, etc.   Esto tiene que ver con la moral y los principios de Dios y su reino.

 4.     Abril 14 del 2009

   Estando en mi casa el Señor me guió a buscar en la Biblia un episodio el cual fue usado por él para dejarme ver lo que había ocurrido en las elecciones pasadas.   Me refiero al episodio narrado en 1 de Samuel 8.   No olvidemos que la palabra profética más segura es la Biblia misma.    Ese episodio es donde Israel pide un rey para que fuera delante de ellos.    Dios era su Rey, pero ellos “querían un cambio”, ellos querían parecerse a los otros pueblos.   Miremos como ellos lo dijeron: 4Entonces todos los ancianos de Israel se juntaron, y vinieron a Ramá para ver a Samuel, 5y le dijeron: He aquí tú has envejecido, y tus hijos no andan en tus caminos; por tanto, constitúyenos ahora un rey que nos juzgue, como tienen todas las naciones.   Como era de esperarse esto molesto mucho a Dios, quien le dijo a Samuel: Oye la voz del pueblo en todo lo que te digan; porque no te han desechado a ti, sino a mí me han desechado, para que no reine sobre ellos.

    Siguiendo la lectura de 1 de Samuel 8: encontramos a Dios diciéndole a Samuel: 9Ahora, pues, oye su voz; mas protesta solemnemente contra ellos, y muéstrales cómo les tratará el rey que reinará sobre ellos.   En los versículos del 11 al 17 se da una descripción de cómo Israel sería tratado por el rey que ellos quisieron tener.   Lo más triste es que Israel no quiso escuchar la advertencia traída por boca del profeta Samuel, sino que dijeron: 19...No, sino que habrá rey sobre nosotros; 20y nosotros seremos también como todas las naciones, y nuestro rey nos gobernará, y saldrá delante de nosotros, y hará nuestras guerras.   Esta obstinación por tener un líder que Dios no quería para ellos llevó a Dios a decir cual sería el clamor del pueblo luego de ser hostigado y cual sería la respuesta de Dios, veamos: 18Y clamaréis aquel día a causa de vuestro rey que os habréis elegido, mas Jehová no os responderá en aquel día.

   Estados Unidos, como Israel, pidió rey.   Su lema era “QUEREMOS UN CAMBIO”.   Aun cuando fueron advertidos por Dios, ellos no quisieron escuchar.   Amados, me refiero a la iglesia.   El que hoy el Sr. Obama sea el presidente de Estados Unidos se debe en parte al voto de la iglesia.   Se podían ver los grandes autobuses cargados de creyentes yendo a la capital para ver lo que llamaban “UN TIEMPO HISTORICO”.   Como dijimos, el lema era “QUEREMOS UN CAMBIO”.  

    Hoy estamos viendo como se le está haciendo cuesta arriba al cristianismo, pues poco a poco se están cerrando las puertas.    Lo más reciente fue la negación de la participación en los actos del Día Nacional de Oración a Franklin Graham, hijo del bien reconocido Billy Graham.    La razón fue porque el Pentágono dijo que el Sr. Graham había hablado mal o criticado mucho a los musulmanes luego del ataque a las torres gemelas en septiembre 11.

     Despierta iglesia.    Estados Unidos ha comenzado a caer de la gracia de Dios y lo que se avecina contra la iglesia de Jesucristo es terrible.  Dios está dando el aviso por medio de esta palabra profética para que no nos tome por sorpresa.    La iglesia ha estado viviendo fundada en las emociones y los sentimientos.    Es por eso que no hay estabilidad en los creyentes hoy día.   Viven por sus sentimientos: si predican como me gusta o lo que me gusta oír me quedo, sino me muevo para otra iglesia.    Si me siento a gusto y siento que se me erizan los pelos me quedo, sino me muevo para otra iglesia.    Nada de eso va a servir cuando la iglesia empiece a ser perseguida, pues todos esos sentimientos y emociones desaparecerán y solo podrán continuar firmes los que han construido sus vidas en el fundamento de la palabra de Dios, en la fe en Jesucristo.    Debemos afirmarnos en las promesas de Dios donde nos dice que nunca nos dejará ni nos desamparará, que estará con nosotros todos los días hasta el fin del mundo.   Despierta iglesia y afírmate porque Cristo viene.

    Si hay algo en que debemos darle crédito al Sr. Obama es que hizo su campaña política sin esconder nada.   Él dijo claramente que estaba a favor de los homosexuales, a favor del aborto y a favor de que se sacrificaran embriones humanos para extraerles la célula madre para experimentos.     Tres cosas que van en completa oposición a las normas y reglas de Dios.   Aun así gran parte del pueblo cristiano le dio el voto, porque querían un cambio.

 5.     Abril 14 del 2009

   El mismo día Dios me dio otro pasaje que revela la otra palabra profética, la que se va a cumplir en un futuro no muy lejano.    La anterior profecía ya se está cumpliendo.  Esta otra profecía es para un futuro más lejano.    La porción bíblica que Dios usó para esta otra profecía se encuentra en 2 Reyes 20:12-19.   En este relato encontramos al rey Ezequías mostrándoles a los babilonios todos los tesoros y las posesiones más preciadas de Israel.    Veamos como lo dice el versículo 13: ...y les mostró toda la casa de sus tesoros, plata, oro, y especias, y ungüentos preciosos, y la casa de sus armas, y todo lo que había en sus tesoros; ninguna cosa quedó que Ezequías no les mostrase, así en su casa como en todos sus dominios.  

    ¿Qué tiene que ver este episodio con Estados Unidos?     En la reunión cumbre llamada G-20 todo el mundo vio como el presidente Obama se inclinó ante el rey de Arabia Saudita, un rey y nación musulmán.    En esos momentos yo sentí en mi espíritu que Estados Unidos, por dirección de su presidente, se postraba ante el pueblo musulmán. 

    Estamos viendo como el pueblo musulmán, poco a poco está ganando terreno en Estados Unidos.    Es triste, es duro, pero yo creo que Estados Unidos ha sido vendido a los musulmanes.

    Dios, por boca del profeta Isaías le dijo al rey Ezequías: 17He aquí vienen días en que todo lo que está en tu casa, y todo lo que tus padres han atesorado hasta hoy, será llevado a Babilonia, sin quedar nada, dijo Jehová.  Todo lo que ha poseído Estados Unidos le será quitado por el pueblo musulmán.    En el caso del rey Ezequías e Israel todo fue transportado a Babilonia ciento quince años después de la profecía.    En el caso de Estados Unidos, no sabemos cuando será, pero una cosa sí sabemos, Estados Unidos ha comenzado a caer.

    Todo esto no debe ser motivo de temor o miedo, por el contrario debe ser motivo de gozo, pues es señal de que Cristo está a las puertas.    Recordemos que Cristo dijo: cuando veáis todas estas cosas erguíos porque vuestra redención está cerca.   Afirmémonos más, porque pronto sonará la trompeta y seremos levantados para reunirnos con el Rey de reyes y el Señor de señores.

    Recordemos las palabras de Jesús: 33Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo (Jn.16:33).   6Y oiréis de guerras y rumores de guerras; mirad que no os turbéis, porque es necesario que todo esto acontezca; pero aún no es el fin. 7Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino; y habrá pestes, y hambres, y terremotos en diferentes lugares. 8Y todo esto será principio de dolores (Mt.24).  

    Si entiendes que esta palabra es de Dios y quieres unirte a nosotros para sonar la trompeta te invitamos a dirigir a las personas a nuestro sitio en la red (www.chdel.com), o puedes hacer copia del mensaje grabado o escrito y pasarlo.   Debemos hacer correr esta profecía para avisar al pueblo de Dios.

Amén.