Felicitamos a todas las madres en su día. Como dicen, parir un hijo lo hace cualquiera, pero vivir por ese hijo solo lo hacen las verdaderas madres. Ellas son representantes de Dios en ternura, amor, sinceridad, abnegación, devoción, etc. Es por eso que las saludamos, felicitamos y animamos a continuar con tan bendecida labor, cuidar de nuestros pequeños. Hay mujeres que no han parido hijos, pero que han dedicado sus vidas para cuidar, ayudar, educar y disciplinar a otros hijos convirtiéndose estos en hijos para ellas y ellas madres para ellos.


 A ustedes también saludamos en este precioso día. Hay otro grupo de jóvenes que planean un día ser madres. También a ustedes las saludamos y las exhortamos a que no desistan de esos buenos deseos. A lo mejor en tu vientre esté el próximo Elías, Pablo, Esteban, Juan, etc.


Felicidades a todas en su día y que lo disfruten a cabalidad con sus seres queridos y demás amistades. Dios les colme de bien por todo el bien que ustedes hacen por sus niños y los otros. Amén.