Desenmascarando al Jesucristo Hombre...

Relacionado a la falsedad de los otros apóstoles Parte II

Estudio 2

    En este estudio estaremos viendo la reprensión de Pablo a Pedro en Gálatas y la ocasión donde Jesús “llamó” a Pedro Satanás. Estos dos episodios son bien usado por esta secta para tratar de difamar y disminuir al apóstol Pedro. 

    En Primer lugar veamos ese pasaje donde Jesús llama a Pedro Satanás.  Mt.16: 22Entonces Pedro, tomándolo aparte, comenzó a reconvenirle, diciendo: Señor, ten compasión de ti; en ninguna manera esto te acontezca. 23Pero él, volviéndose, dijo a Pedro: ¡Quítate de delante de mí, Satanás!; me eres tropiezo, porque no pones la mira en las cosas de Dios, sino en las de los hombres.

     Debemos prestar mucha atención a la causa de la reprensión de Jesús.   La acción de Pedro fue para evitar que Cristo fuera a la cruz.   Quién realmente no quería que Cristo fuera a la cruz era Satanás, no Pedro.   Aquí podemos ver que aun los cercanos del Señor, si no se cuidan, podrían ser usados por Satanás. (1 Co.10: 12Así que, el que piensa estar firme, mire que no caiga.)   La auto compasión es condenada por el Señor y eso era lo que Pedro quería que Jesús tuviera de si mismo.

    Aquí podemos ver una acción del alma de Pedro.   El alma es la que posee las emociones, sentimientos, pensamientos y voluntad.   El alma nunca quiere sufrir ni padecer.   Cuando Jesús dice esa frase lo que está haciendo saber es que toda acción del alma que no está a la par con la palabra de Dios es actividad diabólica.   Es por eso que Jesús dice repetidas veces que el que no esté dispuesto a cargar la cruz y morir, ambas cosas diariamente, no puede ser su discípulo.

    Las actividades del alma son las que deben ser crucificadas, y esto debe ser a diario, porque a diario ella trata de dominar y dirigir.   Esto fue lo que Pedro trató de hacer con Jesús.   Pero vemos que Jesús discernió la actividad del alma de Pedro y reaccionó rápidamente.

    Debemos notar que el alma está de continuo buscando las cosas de la tierra, las cosas de los hombres.   Cómo sobresalir, cómo ser admirado, cómo ser aplaudido.  Toda esa actividad debe morir en nosotros y debe ser a diario.                       

    Pablo nos dice: Haced morir lo terrenal en vosotros… (Col.3:15).   Siendo que la voluntad está en el alma la batalla para hacer morir lo terrenal en nosotros es dura y diaria.   Hay que llevar al alma a la cruz diariamente.   Es por eso que Pablo también nos dice que por ahí hay muchos que son enemigos de la cruz de Cristo (Fil.3:18).   Aquellos que quieren vivir desordenadamente, bajo el impulso y deseo del alma.   Si nos descuidamos el alma nos tenderá una trampa como se la tendió a Pedro.   El consejo de Pedro sanaba loable, bien preocupado por su Señor, pero Jesús no acepta la autocompasión. 

    Veamos también el asunto de la negación de Pedro.   Asunto que a esta secta le gusta sacar para afuera también.

     Pedro era un hombre impulsivo.    En medio de esos impulsos decía y hacía buenas, pero también cosas erradas.   Lo vimos en el ejemplo arriba mostrado.  Sin embargo vemos en Mr.16 que el ángel le dice a las mujeres 7Pero id, decid a sus discípulos, y a Pedro, que él va delante de vosotros a Galilea; allí le veréis, como os dijo.    Dios no había rechazado a Pedro, de la misma forma que no nos rechaza a nosotros cuado pecamos, mejor dicho cuando cometemos un error, pues esta secta dicen que no hay pecados.

     Debemos también notar las palabras de Jesús a sus apóstoles en Jn.6:70 ¿No os he escogido yo a vosotros los doce, y uno de vosotros es diablo?   Vemos aquí que los apóstoles son escogidos por Jesús.

 

    Esta secta, hablando de Pedro dicen en la respuesta #6 de Diciembre 2005,...Pero no podemos mezclar la ley con la gracia (Romanos 6:14), hay que tener claro que Pedro fue un hombre malo y perverso; un hombre que negó al Señor tres veces; que andaba en hipocresía (Gálatas 2:13); un hombre que el Señor llamó Satanás (Marcos 8:33; Mateo 16:23); ni a Judas que lo entregó, le había llamado así...

    Jesús llamó a Judas diablo. Juan 6: 70Jesús les respondió: ¿No os he escogido yo a vosotros los doce, y uno de vosotros es diablo? Podrían preguntar ¿cómo saben que fue a Judas y no a Pedro?  Veamos el siguiente verso, el de Juan 6: 71Hablaba de Judas Iscariote, hijo de Simón; porque éste era el que le iba a entregar, y era uno de los doce.

     Ni a Judas que lo entregó, le había llamado así... dicen ustedes, pero vemos aquí que lo llamó diablo.

     Veamos ahora a Jesús luego de haber resucitado y encontrarse con Pedro.   Jn.21: 15Cuando hubieron comido, Jesús dijo a Simón Pedro: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas más que éstos? Le respondió: Sí, Señor; tú sabes que te amo. Él le dijo: Apacienta mis corderos. 16Volvió a decirle la segunda vez: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas? Pedro le respondió: Sí, Señor; tú sabes que te amo. Le dijo: Pastorea mis ovejas.

    Notemos que la pregunta de Jesús es ¿me amas más que éstos?   Luego de Pedro contestarle Jesús no lo acusó, reprochó, señaló o condenó.   Por el contrario le dio una misión, apacentar a las ovejas.   Cómo, si Pedro está mal, Jesús le va a decir que discipule a sus ovejas.  Les enseñaría las mismas mentiras y Jesús estaría consintiéndolo. ¿Por qué, si Jesús no acusó, condenó, reprochó o señaló a Pedro, esta secta lo está haciendo?

     Veamos ahora el caso de Gálatas 3

 Gá:3: 11Pero cuando Pedro vino a Antioquía, le resistí cara a cara, porque era de condenar. 12Pues antes que viniesen algunos de parte de Jacobo, comía con los gentiles; pero después que vinieron, se retraía y se apartaba, porque tenía miedo de los de la circuncisión. 13Y en su simulación participaban también los otros judíos, de tal manera que aun Bernabé fue también arrastrado por la hipocresía de ellos. 14Pero cuando vi que no andaban rectamente conforme a la verdad del evangelio, dije a Pedro delante de todos: Si tú, siendo judío, vives como los gentiles y no como judío, ¿por qué obligas a los gentiles a judaizar?

    No vamos a tratar de tapar el cielo con las manos.   Lo que estaba haciendo Pedro era de condenar, pues estaba actuando hipócritamente.   Es cierto y no lo vamos a negar, pero no son ustedes mismos (la secta del Jesucristo hombre) los que dicen que no hay pecado, sino que esos son errores.   Entonces debemos concluir que Pedro lo que cometió fue un error.    Él tenía que madurar más en esa área.    Sin embargo vemos a Pedro hablando muy bien de Pablo cuando escribió en su segunda carta.   2 P.3: 15Y tened entendido que la paciencia de nuestro Señor es para salvación; como también nuestro amado hermano Pablo, según la sabiduría que le ha sido dada, os ha escrito,

      Noten como Pedro se expresa de Pablo “amado hermano” dejándonos ver que fue lo suficiente maduro para recibir la reprensión de Pablo y seguir amándolo, y que la relación entre ellos no se vio afectada por dicho incidente.

     Sin querer disminuir la calidad del apóstol Pablo presentaremos un error gravísimo que él hiciera.      Hechos 13: 1Había entonces en la iglesia que estaba en Antioquía, profetas y maestros: Bernabé, Simón el que se llamaba Niger, Lucio de Cirene, Manaén el que se había criado junto con Herodes el tetrarca, y Saulo. 2Ministrando éstos al Señor, y ayunando, dijo el Espíritu Santo: Apartadme a Bernabé y a Saulo para la obra a que los he llamado. 3Entonces, habiendo ayunado y orado, les impusieron las manos y los despidieron.

     Es Dios mismo en la persona del E.S. que escoge a Pablo y a Bernabé para la obra a que los ha llamado.   Este llamado viene de Dios y es Él quien los pone juntos.   Sin embargo en Hechos 15: 36Después de algunos días, Pablo dijo a Bernabé: Volvamos a visitar a los hermanos en todas las ciudades en que hemos anunciado la palabra del Señor, para ver cómo están. 37Y Bernabé quería que llevasen consigo a Juan, el que tenía por sobrenombre Marcos; 38pero a Pablo no le parecía bien llevar consigo al que se había apartado de ellos desde Panfilia, y no había ido con ellos a la obra. 39Y hubo tal desacuerdo entre ellos, que se separaron el uno del otro; Bernabé, tomando a Marcos, navegó a Chipre, 40y Pablo, escogiendo a Silas, salió encomendado por los hermanos a la gracia del Señor,

     Note como Pablo creó una ruptura en la unión que Dios había hecho.   No tomó en cuenta lo que Dios había dicho, sino que se dejó llevar por sus sentimientos.   ¿Vamos a criticar o censurar a Pablo por eso?   No lo vamos a aplaudir, pero tampoco lo vamos a condenar.  De hecho, más adelante, en sus cartas reconoce la valía de Marcos.   Col.4: 10Aristarco, mi compañero de prisiones, os saluda, y Marcos el sobrino de Bernabé, acerca del cual habéis recibido mandamientos; si fuere a vosotros, recibidle;   El que él rechazó en el pasado ahora lo está recomendando.    No tuvo la paciencia para trabajar con un cristiano joven.   2 Ti.4: 11Sólo Lucas está conmigo. Toma a Marcos y tráele contigo, porque me es útil para el ministerio.   El que era un inútil según Pablo, ahora es útil.    Filemón 23Te saludan Epafras, mi compañero de prisiones por Cristo Jesús, 24Marcos, Aristarco, Demas y Lucas, mis colaboradores.   Primero era un inútil, luego lo recomendó para ser recibido, luego le era útil en el ministerio y finalmente vino a ser su colaborador.

    Pablo también tuvo sus errores, pero fue corregido y pudo terminar su carrera con éxito. 

    Observemos lo que Pablo hizo. 1 Co.9: 19Por lo cual, siendo libre de todos, me he hecho siervo de todos para ganar a mayor número. 20Me he hecho a los judíos como judío, para ganar a los judíos; a los que están sujetos a la ley (aunque yo no esté sujeto a la ley) como sujeto a la ley, para ganar a los que están sujetos a la ley... 

     Pablo se hizo judío para ganar a los judíos.   En otras palabras, Pablo predicó el evangelio de la circuncisión para ganar a los circuncidados.   ¿Por qué?  Porque el evangelio de la circuncisión y el de la incircuncisión es lo mismo, pues la fuente es Cristo.

     El que se llame de la circuncisión era porque se le predicaba a los judíos.    No era que fueran diferentes.  Cómo es que el evangelio de Pedro, el de la circuncisión, caducó en la cruz, o sea cuando Cristo murió en la cruz, si el mismo Jesús luego de resucitar le dice tres veces, no una, sino tres “apacienta mis ovejas” (Jn.21:15-17.) 

    Hemos visto en estas dos partes como esta secta a tratado de disminuir los otros escritos para así poder presentar un evangelio distorsionado.   Es justo que ahora veamos quienes eran los verdaderos enemigos de Pablo.

    Filipenses 3: 18Porque por ahí andan muchos, de los cuales os dije muchas veces, y aun ahora lo digo llorando, que son enemigos de la cruz de Cristo; 19el fin de los cuales será perdición, cuyo dios es el vientre, y cuya gloria es su vergüenza; que sólo piensan en lo terrenal.

    ¿Quiénes son los enemigos de la cruz de Cristo?   Todos los que se oponen a las cosas de Dios y sus miradas no están en Jesús, sino en lo terrenal.    La Biblia misma nos dice en Hebreos 12: 2puestos los ojos en Jesús..., pero ellos los tienen en lo terrenal, en su propia gloria y en sus vientres.  

     En adición a eso nos dice Pablo en 1 Tesalonicenses 2: 14Porque vosotros, hermanos, vinisteis a ser imitadores de las iglesias de Dios en Cristo Jesús que están en Judea; pues habéis padecido de los de vuestra propia nación las mismas cosas que ellas padecieron de los judíos, 15los cuales mataron al Señor Jesús y a sus propios profetas, y a nosotros nos expulsaron; y no agradan a Dios, y se oponen a todos los hombres, 16impidiéndonos hablar a los gentiles para que éstos se salven; así colman ellos siempre la medida de sus pecados, pues vino sobre ellos la ira hasta el extremo.

    Miremos de cerca lo que estos opositores hacían.

 1.      Fueron los que mataron a Jesús.

2.  Fueron los que mataron a sus propios profetas.   Observe lo que Jesús les dijo en una ocasión en Mt.23: 29¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque edificáis los sepulcros de los profetas, y adornáis los monumentos de los justos, 30y decís: Si hubiésemos vivido en los días de nuestros padres, no hubiéramos sido sus cómplices en la sangre de los profetas. 31Así que dais testimonio contra vosotros mismos, de que sois hijos de aquellos que mataron a los profetas. 32¡Vosotros también llenad la medida de vuestros padres! 33¡Serpientes, generación de víboras! ¿Cómo escaparéis de la condenación del infierno?

3.  Fueron los que expulsaron a Pablo.   Pero note que Pablo dice “y a nosotros nos expulsaron”.   Está hablando en plural porque atacaron no solo a Pablo, sino a Pedro, a Jacobo, a Esteban, etc.

4.  No agradan a Dios y se oponen a todos los hombres.

5.  Finalmente impedían que se les hablara a los gentiles.

    Veamos algunos ejemplos de este impedir de estas personas.

 1.  Hechos 13: 45Pero viendo los judíos la muchedumbre, se llenaron de celos, y rebatían lo que Pablo decía, contradiciendo y blasfemando.

2.  Hechos 14: 1Aconteció en Iconio que entraron juntos en la sinagoga de los judíos, y hablaron de tal manera que creyó una gran multitud de judíos, y asimismo de griegos. 2Mas los judíos que no creían excitaron y corrompieron los ánimos de los gentiles contra los hermanos.

3.  Hechos 14: 19Entonces vinieron unos judíos de Antioquía y de Iconio, que persuadieron a la multitud, y habiendo apedreado a Pablo, le arrastraron fuera de la ciudad, pensando que estaba muerto.

4.  El caso de Hechos 15 ya se discutió anteriormente, así que no lo tocaremos aquí.

5.  Hechos 17: 5Entonces los judíos que no creían, teniendo celos, tomaron consigo a algunos ociosos, hombres malos, y juntando una turba, alborotaron la ciudad; y asaltando la casa de Jasón, procuraban sacarlos al pueblo. 6Pero no hallándolos, trajeron a Jasón y a algunos hermanos ante las autoridades de la ciudad, gritando: Estos que trastornan el mundo entero también han venido acá; 7a los cuales Jasón ha recibido; y todos estos contravienen los decretos de César, diciendo que hay otro rey, Jesús.

6.  Hechos 17: 13Cuando los judíos de Tesalónica supieron que también en Berea era anunciada la palabra de Dios por Pablo, fueron allá, y también alborotaron a las multitudes.

7.  Hechos 18: 5Y cuando Silas y Timoteo vinieron de Macedonia, Pablo estaba entregado por entero a la predicación de la palabra, testificando a los judíos que Jesús era el Cristo. 6Pero oponiéndose y blasfemando éstos, les dijo, sacudiéndose los vestidos: Vuestra sangre sea sobre vuestra propia cabeza; yo, limpio; desde ahora me iré a los gentiles.

    En todos estos ejemplos podemos ver que los que se oponían a Pablo eran los judíos que no creían el mensaje de la cruz, el mensaje de salvación.   En ningún momento podemos decir que esos eran Pedro, Juan, etc.   Decir eso es verdaderamente una falta de comprensión de lectura, pues está bien claro.

    En conclusión, podemos decir que esta enseñanza está completamente errada y apartada de toda la verdad del evangelio de nuestro Señor Jesucristo, evangelio que predicó Pablo, Pedro, Juan y todos los otros apóstoles y los hermanos y ahora nosotros.