Desenmascarando al Jesucristo Hombre...

Relacionado a la falsedad de los otros apóstoles

 

Parte 1

Estudio 1

    ¿Será que los apóstoles seleccionados por Jesús se corrompieron? ¿Será que Dios los escogió desde el principio para que fueran corruptos? ¿Será que sus escritos están tan corrompidos como ellos? ¿Será que solo Pablo es el que está en lo correcto?

     Estas preguntas y otras más serán las que nos ocuparán el tiempo en este primer capítulo.

    Se está enseñando que solo el apóstol Pablo es el que tiene el verdadero evangelio.   Que todo lo que no sea basado en las cartas escritas por él está mal.   En este estudio estaremos viendo ese tipo de enseñanza a la luz de las Escrituras y conoceremos si realmente es cierto o no.

    Para comenzar estaremos citando porciones donde se deja ver claramente esta enseñanza.   Para poder hacer una clara distinción entre lo que se cita y lo que decimos en este tratado estaremos poniendo todas las citas de la iglesia Creciendo en Gracia en letra roja.  Junto con la cita estaremos dando la fecha en que fue dicho y el lugar en donde se puede encontrar.  De esta forma haremos con todos los otros tópicos a discutir.

     Todas las citas han sido tomadas del sitio de web Creciendo en gracia, sección “preguntas y respuestas”.   El “apóstol” y líder de dicha iglesia es José Luis de Jesús Miranda.   Un puertorriqueño que se auto denomina a sí mismo como “La segunda manifestación de Jesús o Jesucristo hombre”.   Todas sus palabras están en color rojo.

   Todas las citas bíblicas usadas por nosotros son tomadas de la Biblia Versión Reina Valera del 1960.   También queremos dejar ver que estaremos haciendo uso de la expresión o frase “¿nos sigue?” siendo que a ellos le gusta usar esa frase y queremos que tanto usted como ellos nos sigan en esta trayectoria.

   Iniciemos nuestra travesía.

 

 Enero 2005”

Respuesta # 3

 El Apostolado responde:

La Biblia se compone de la Escritura, la cual es de Génesis hasta Malaquías; luego vienen los mal llamados evangelio "s", que no son nada más y nada menos que la vida de Jesús en los días de su carne, cumpliendo la ley; luego hay dos evangelios, (Gálatas 2:7), el de la circuncisión dado a Pedro e influenciado en la carta de Santiago, Judas, Juan y el Apocalipsis; y luego el verdadero evangelio de la incircuncisión escrito por el Apóstol Pablo y explicado hoy, únicamente por el edificador de la Iglesia, el Apóstol José Luis De Jesús Miranda.

 Abril 2005

Respuesta # 6

EL Apostolado responde:

El evangelio establece en Gálatas 2:9 así: y reconociendo la gracia que me había sido dada, Jacobo, Cefas y Juan, que eran considerados como columnas, nos dieron a mí y a Bernabé la diestra en señal de compañerismo, para que nosotros fuésemos a los gentiles, y ellos a la circuncisión.

Hubo un acuerdo; Pedro prometió no ir a los gentiles, sino que se quedaría él con los demás apóstoles de la circuncisión, con los judíos; o se es judío o se es gentil. De hecho, el mismo Jesús le dijo a Pedro en Mateo 10:5: por camino de gentiles no vayáis.  Ese acuerdo fue violado por el primer papa (Pedro), invadiendo territorio gentil al punto que hasta le escribía cartas a los gentiles, así desobedeciendo al Señor y mostrando que no fue hombre de Palabra.

 Gálatas 2:7 establece que a Pablo le fue encomendado el evangelio de la incircuncisión y a Pedro el de la circuncisión, el nuevo pacto se encuentra en las 14 epístolas del Apóstol Pablo y explicado hoy por el Dr. y Apóstol José Luis De Jesús Miranda.

El Apóstol Pablo también ratificó que los de la circuncisión son engañadores que trastornan casas enteras y así fue, el mundo fue trastornado por estos hombres (Tito 1:10).

 En conclusión, el Apóstol Pablo en Colosenses 1:27 establece así: a quienes Dios quiso dar a conocer las riquezas de la gloria de este misterio entre los gentiles.

  Hemos deseado inicial este estudio con este tópico “La falsedad de los otros apóstoles” porque sabemos que al esclarecer esto podremos entrar en los otros tópicos con más claridad y con una mente más objetiva.  

  La enseñanza de este culto dice que tanto Pedro como los demás apóstoles se corrompieron.   Como vieron en los párrafos arriba citados ellos están haciendo uso de la Biblia para afirmar lo que creen.   ¿Cuan cierto y correcto es esto?

Examinando lo que nos dice la Biblia

    En primer lugar debemos dejar algo claro.   Esta iglesia no acepta ningún libro como doctrina, solo los escritos de Pablo.   Todos los demás libros los reconocen como libros históricos.   De esta forma le restan el verdadero valor de ellos.   Así lo vimos en la primera porción que citamos en este manuscrito.   Para poder ser efectivos en nuestro estudio debemos probar nuestro punto haciendo uso de los otros libros de la Biblia, no como doctrina sino como libros históricos.   También haremos uso de las cartas de Pablo, pues en ellas se prueba claramente el error de dicha enseñanza.

     Dejando eso clara vallamos al libro histórico de Mateo.   En el capítulo 10 leemos lo siguiente: 5A estos doce envió Jesús, y les dio instrucciones, diciendo: Por camino de gentiles no vayáis, y en ciudad de samaritanos no entréis, 6sino id antes a las ovejas perdidas de la casa de Israel.”

     Este es uno de los pasajes que ellos usan para indicar cual fue la orden específica dada por Jesús a Pedro y demás apóstoles.  Miremos nuevamente como lo escribieron en la respuesta #6 del mes de abril del 2005

 “De hecho, el mismo Jesús le dijo a Pedro en Mateo 10:5 por camino de gentiles no vayáis.  Ese acuerdo fue violado por el primer papa (Pedro), invadiendo territorio gentil al punto que hasta le escribía cartas a los gentiles, así desobedeciendo al Señor y mostrando que no fue hombre de Palabra.”

     En el pasaje anterior el Señor Jesús le está hablando, no solo a Pedro, pero sí a todos los apóstoles.   La orden no fue solo a Pedro, sino a todos.   ¿Porqué Jesús les prohibió que fueran donde los gentiles?   Jesús mismo hablando con la mujer samaritana nos puede decir porqué no quería que fueran donde los gentiles.   Jn.4: 22Vosotros adoráis lo que no sabéis; nosotros adoramos lo que sabemos; porque la salvación viene de los judíos.   Y ¿por qué la salvación viene de los judíos?   Jesús nos lo dice en Mt.15:24  No soy enviado sino a las ovejas perdidas de la casa de Israel.     ¿Nos sigue? El ministerio de Jesús era exclusivamente para las ovejas perdidas de la casa de Israel porque la salvación viene de los judíos.   El plan era que los judíos proclamaran el evangelio a los gentiles.   Por eso el mensaje inicial era para los judíos. Notemos que el verso 6 de Mateo 10 dice  6sino id antes a las ovejas perdidas de la casa de Israel. Luego llegaría a los gentiles el mensaje por boca de los judíos.   Era necesario que se les hablase primeramente a los judíos.

 Observe estos otros dos pasajes dichos por Pablo.

Ro.1: 16Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío primeramente, y también al griego.

Ro.2: 9tribulación y angustia sobre todo ser humano que hace lo malo, el judío primeramente y también el griego, 10pero gloria y honra y paz a todo el que hace lo bueno, al judío primeramente y también al griego;

    Pablo nos muestra que la salvación es primeramente para los judíos.  En el segundo verso también nos muestra nuevamente que el orden es judíos primeramente y también a los griegos o gentiles.   Siempre será así porque Israel fue, es y siempre será el pueblo de Dios.

    Si fuéramos a interpretar Mateo 10:5 en la forma en que ellos lo están interpretando tendríamos que concluir que el mismo Jesús desobedeció a su llamado, orden o misión, pues él mismo dijo en Mateo 15:24 “No soy enviado sino a las ovejas perdidas de la casa de Israel”.

    Veamos el episodio completo de la mujer sirofenicia.   El relato está narrado en Mt.15 y Mr.7.   Esta mujer no era judía, sino griega, gentil.    Ella se acercó a Jesús pidiéndole que sanara a su hija.    Luego de Jesús dialogar con ella un rato, finalmente sanó a su hija.   La pregunta que nos debemos hacer ahora es: ¿Desobedeció Jesús a su misión según Mateo 15:24?   En ninguna manera.    La prioridad eran los judíos, pero como podemos ver, la fe de la mujer movió a Jesús a actuar en su favor.  

     Ellos tratan de hacer ver que Pedro y los otros apóstoles se corrompieron al ir a predicar el evangelio a la casa de Cornelio, pues según ellos, había un convenio entre Pablo y Pedro.   Permítanme citar una vez más esa porción donde ellos dicen eso.

Abril 2005

Respuesta #6

“Hubo un acuerdo; Pedro prometió no ir a los gentiles, sino que se quedaría él con los demás apóstoles de la circuncisión, con los judíos; o se es judío o se es gentil. De hecho, el mismo Jesús le dijo a Pedro en Mateo 10:5: por camino de gentiles no vayáis.  Ese acuerdo fue violado por el primer papa (Pedro), invadiendo territorio gentil al punto que hasta le escribía cartas a los gentiles, así desobedeciendo al Señor y mostrando que no fue hombre de Palabra”.

    El relato bíblico nos deja ver que ellos están equivocados.   Si Pedro no hubiera ido a la casa de Cornelio lo hubiera puesto en desobediencia, pues la orden de ir vino directamente del Espíritu Santo, veamos lo que ocurrió.

    En Hechos 10 se nos dice que mientras Pedro oraba tuvo una visión.     En esa visión Dios le mostró a Pedro que lo que Él había santificado no lo llamara inmundo.   Luego de Pedro ver esta visión el Espíritu Santo le dijo: Hechos 10: 19Y mientras Pedro pensaba en la visión, le dijo el Espíritu: He aquí, tres hombres te buscan. 20Levántate, pues, y desciende y no dudes de ir con ellos, porque yo (el Espíritu Santo) los he enviado.   ¿Quién los envió?   No fue el espíritu de Pedro, sino el Espíritu del Dios vivo, el Espíritu Santo, quien tiene propia personalidad sin perder sus atributos de Dios, pues es Dios mismo.

     A Cornelio se le apareció un varón con vestido resplandeciente (Hechos 10:30).  Los varones con vestidos resplandecientes son ángeles.  Así lo vemos explicado en este siguiente verso.  Hch.10: 22Ellos dijeron: Cornelio el centurión, varón justo y temeroso de Dios, y que tiene buen testimonio en toda la nación de los judíos, ha recibido instrucciones de un santo ángel, de hacerte venir a su casa para oír tus palabras.  

       Este varón o ángel le dijo a Cornelio  32Envía, pues, a Jope, y haz venir a Simón el que tiene por sobrenombre Pedro, el cual mora en casa de Simón, un curtidor, junto al mar; y cuando llegue, él te hablará.  

     No es maravilloso ver como Dios trabaja, cuan  ordenadamente.   Podemos ver en todo este relato que Pedro no desobedeció al predicarles a los gentiles, sino que obedeció al hacerlo. A quien creeremos a la Palabra escrita o al llamado “apóstol”.

     Permítanme añadir algo más relacionado a la alegación de que Pedro violó el acuerdo entre él y Pablo.

    Veamos lo que dice Gálatas 1:11Mas os hago saber, hermanos, que el evangelio anunciado por mí, no es según hombre; 12pues yo ni lo recibí ni lo aprendí de hombre alguno, sino por revelación de Jesucristo.

    Notemos que el que le enseñó el evangelio a Pablo fue exactamente el que le enseñó el evangelio a Pedro.   De haber alguna diferencia en los evangelios debemos concluir que el que la causó fue Cristo, pues él fue la fuente principal de ambos.

   La única diferencia existente es que Pablo lo recibió por revelación.   Fue por revelación porque ya Cristo había ascendido. 

    Veamos como Pablo nos sigue explicando.   Gá.1: 18Después, pasados tres años, subí a Jerusalén para ver a Pedro, y permanecí con él quince días; 19pero no vi a ningún otro de los apóstoles, sino a Jacobo el hermano del Señor.

    Quince días permanecieron juntos.   No se nos dice nada relacionado a lo que hablaron, pero deducimos que compartieron del evangelio, el cual recibieron los dos por la misma persona, es decir por Cristo.

   Observemos ahora con cuidado las palabras de Pablo en Gálatas 2: 1Después, pasados catorce años, subí otra vez a Jerusalén con Bernabé, llevando también conmigo a Tito. 2Pero subí según una revelación, y para no correr o haber corrido en vano, expuse en privado a los que tenían cierta reputación el evangelio que predico entre los gentiles.

   Este retorno de Pablo a Jerusalén viene como resultado de una revelación que recibió.   ¿Qué revelación sería esa?   La Biblia no nos da detalles de la revelación, pero si nos dice que la visita de Pablo a Jerusalén fue junto a Bernabé.   Cuando vamos al capítulo 15 de Hechos se nos dice lo siguiente: Hch.15: 2Como Pablo y Bernabé tuviesen una discusión y contienda no pequeña con ellos, se dispuso que subiesen Pablo y Bernabé a Jerusalén, y algunos otros de ellos, a los apóstoles y a los ancianos, para tratar esta cuestión.

    ¿Cuál fue la razón de esta discusión no pequeña? Hch.15: 1Entonces algunos que venían de Judea enseñaban a los hermanos: Si no os circuncidáis conforme al rito de Moisés, no podéis ser salvos.    La razón fue la salvación por medio de los ritos de Moisés.   Este problema, junto a la revelación que tuvo, es lo que hizo que Pablo y Bernabé fueran a Jerusalén.   Estando allí, Pablo expuso delante de los apóstoles el evangelio que él predica entre los gentiles.

   Veamos ahora las palabras del apóstol Pedro.   Hch.15: 7Y después de mucha discusión, Pedro se levantó y les dijo: Varones hermanos, vosotros sabéis cómo ya hace algún tiempo que Dios escogió que los gentiles oyesen por mi boca la palabra del evangelio y creyesen.  ¿Quién escogió?   Fue Pedro o fue Dios.  ¿Nos sigue?  Dios escogió a Pedro para que fuese a los gentiles.   Si al Pedro predicarle a los gentiles estaba equivocado el responsable era Dios y no Pedro.   Él continuó hablando y dijo en Hch.15: 8Y Dios, que conoce los corazones, les dio testimonio, dándoles el Espíritu Santo lo mismo que a nosotros;    El  que Dios les diera el Espíritu Santo como a los apóstoles es señal de la aprobación de Dios.

    Miremos ahora las palabras de Jacobo confirmando una vez más que fue Dios, y no Pedro el que tomó la decisión de ir a los gentiles.   Hch.15: 14Simón ha contado cómo Dios visitó por primera vez a los gentiles, para tomar de ellos pueblo para su nombre.

     Decir que Pedro violó un acuerdo hecho con Pablo es completamente errado.   Lamentablemente está ocurriendo exactamente lo mismo que Pedro impidió que ocurriera cuando relató su visita a la casa de Cornelio.  Veamos las palabras de Pedro una vez más en Hch.11: 17Si Dios, pues, les concedió también el mismo don que a nosotros que hemos creído en el Señor Jesucristo, ¿quién era yo que pudiese estorbar a Dios?   Observen la actitud de Pedro.   Es una actitud de sumisión, temor y obediencia a Dios.   Pedro conocía bien cual era su lugar.   Él entendió que si Dios les dio el Espíritu Santo es porque estaba agradado de lo que se había hecho.

     Veamos ahora cual fue la carta que enviaron a los discípulos gentiles para consolarlos.  Hch.15: 24Por cuanto hemos oído que algunos que han salido de nosotros, a los cuales no dimos orden, os han inquietado con palabras, perturbando vuestras almas, mandando circuncidaros y guardar la ley,...   

   Observemos que eran de ellos, pero habían salido sin ser enviados y sin autorización de los apóstoles.   Pedro no los envió ni aprobó eso.   Recordemos que la tradición es algo durísimo de romper.  Estos hermanos eran de ellos, pero todavía estaban luchando con tradiciones judías.   Hoy en día vemos lo mismo, muy en especial con personas que salen del catolicismo o hermanos que han militado en iglesias legalistas.  Llegan a otra iglesia que no lo es y les cuesta someterse.   En ocasiones hacen como estos judíos, sin ser autorizados o enviados van a las casas de los otros hermanos a tratar de seducirlos con sus legalismos hablando mal del pastor y la enseñanza. ¡Cuidad!  Dios está viendo y él juzgará. Hablando de los hermanos católicos todavía los podemos ver persignándose o diciendo palabras como la misa o rezar.   Están en un proceso de aprendizaje, pero esas tradiciones son difíciles de dejar.   A muchos de ellos se les hace difícil adorar a Dios libremente porque estaban acostumbrados al silencio y la reverencia sepulcral.

     Deseamos ver un punto más para dejar completamente claro que Pedro no violó ningún acuerdo hecho con Pablo.    Pedro obedeció al mismo Señor que Pablo obedeció.

  De acuerdo a la cronología del libro de los Hechos, hemos visto que esta reunión donde Pablo expuso el evangelio que él predica fue 17 años después de su conversión.   Gálatas 1 nos dice 15Pero cuando agradó a Dios, que me apartó desde el vientre de mi madre, y me llamó por su gracia, 16revelar a su Hijo en mí, para que yo le predicase entre los gentiles, no consulté en seguida con carne y sangre, 17ni subí a Jerusalén a los que eran apóstoles antes que yo; sino que fui a Arabia, y volví de nuevo a Damasco. 18Después, pasados tres años, subí a Jerusalén para ver a Pedro, y permanecí con él quince días; 19pero no vi a ningún otro de los apóstoles, sino a Jacobo el hermano del Señor.   

 Vemos aquí claramente que Pablo recibió la orden de predicar el evangelio a los gentiles.   También vemos que subió a Arabia y luego a Damasco.   Luego, pasados tres años, subió a Jerusalén para ver a Pedro.

     Él nos sigue diciendo en Gá.2: 1Después, pasados catorce años, subí otra vez a Jerusalén con Bernabé, llevando también conmigo a Tito.   Ahora nos dice que catorce años después él subió a Jerusalén. 

     La visita de Pedro a los gentiles ocurre en el capítulo diez de los Hechos.   En el capítulo nueve es que se relata la conversión de Pablo.   El “supuesto” acuerdo entre Pedro y Pablo ocurre en el capítulo 15 de los Hechos.    Han transcurrido 17 años.   La visita de Pedro a Cornelio no puede ser usada como prueba de que Pedro rompió algún acuerdo con Pablo.  Dicho sea de paso, este acuerdo a sido bien mal interpretado por esta iglesia.   Y si lo fuéramos a interpretar en la forma en que ellos lo están interpretando llegaríamos a la conclusión que el único que violó el acuerdo fue Pablo mismo.

     Veamos una vez más las palabras escritas por esta iglesia sobre este tema.

 Abril del 2005

Respuesta # 6

EL Apostolado responde:

 El evangelio establece en Gálatas 2:9 así: y reconociendo la gracia que me había sido dada, Jacobo, Cefas y Juan, que eran considerados como columnas, nos dieron a mí y a Bernabé la diestra en señal de compañerismo, para que nosotros fuésemos a los gentiles, y ellos a la circuncisión.

Hubo un acuerdo; Pedro prometió no ir a los gentiles, sino que se quedaría él con los demás apóstoles de la circuncisión, con los judíos; o se es judío o se es gentil.  De hecho, el mismo Jesús le dijo a Pedro en Mateo 10:5: por camino de gentiles no vayáis.  Ese acuerdo fue violado por el primer papa (Pedro), invadiendo territorio gentil al punto que hasta le escribía cartas a los gentiles, así desobedeciendo al Señor y mostrando que no fue hombre de Palabra.

Gálatas 2:7 establece que a Pablo le fue encomendado el evangelio de la incircuncisión y a Pedro el de la circuncisión, el nuevo pacto se encuentra en las 14 epístolas del Apóstol Pablo y explicado hoy por el Dr. y Apóstol José Luis De Jesús Miranda.

     Veamos el relato de la conversión de Pablo en Hechos 9

Hch.9: 6El, temblando y temeroso, dijo: Señor, ¿qué quieres que yo haga? Y el Señor le dijo: Levántate y entra en la ciudad, y se te dirá lo que debes hacer.   

    Vemos aquí cómo el historiador Lucas explica la conversión de Pablo.    Vemos también que la instrucción específica por Jesús fue “Levántate y entra en la ciudad, y se te dirá lo que debes hacer”.

     Veamos ahora lo que está ocurriendo con Ananías, el siervo que Dios utiliza para decirle a Pablo lo que debe hacer.  Hch.9: 15El Señor le dijo: Ve, porque instrumento escogido me es éste, para llevar mi nombre en presencia de los gentiles, y de reyes, y de los hijos de Israel;

      Podemos notar que hay aquí tres clases de personas a las que Pablo les va a predicar el evangelio.   Primeramente a los gentiles, luego a los reyes y en tercer lugar a los hijos de Israel, a los judíos.   Si Pablo hizo un “pacto” con Pedro en la forma en que ellos están tratando de explicarlo, haciendo ver a Pedro como un impostor y violador de dicho pacto, tendríamos que llegar a la conclusión de que Pablo desobedeció al Señor al no ir a los judíos, pues Dios mismo le dijo que fuera a los judíos.   8(pues el que actuó en Pedro para el apostolado de la circuncisión, actuó también en mí para con los gentiles), Gá.2:8.   El mismo que le dijo a Pedro que les predicara a los judíos es el mismo que le dijo que fuera a los gentiles.   El mismo que le dijo a Pablo que les predicara a los gentiles es el mismo que le dijo que fuera a los judíos.  ¿Por qué?  Porque es un mismo Señor y un mismo evangelio.

    La misión de Pedro era primeramente a los judíos y luego a los gentiles.   La misión de Pablo era primeramente a los gentiles y luego a los judíos.

    Observemos ahora el testimonio de Pablo dicho por él mismo y escrito por el Dr. Lucas.  Hch.22: 21Pero me dijo: Ve, porque yo te enviaré lejos a los gentiles. 

     Pabló contando su testimonio ante el pueblo hizo saber claramente que Dios lo enviaría a los gentiles.   Estas palabras concuerdan con las de Ananías.   Veamos ahora otro relato de su testimonio.  Hch.26: 17librándote de tu pueblo, y de los gentiles, a quienes ahora te envío,   Este es Pablo contando nuevamente su conversión enfrente del rey Agripa.   En el momento que Jesús se le apareció le hizo saber claramente que su ministerio sería entre los gentiles.   Esto no es algo que él lo supo años después, sino en el mismo momento en que se convirtió.

    Veamos ahora al apóstol Pablo predicando el evangelio de Jesucristo.

  1. Hch.9:20En seguida predicaba a Cristo en las sinagogas, diciendo que éste era el Hijo de Dios.   Inmediatamente de su conversión predicaba a Cristo ¿en donde? En las sinagogas.   Saben qué, en las sinagogas los únicos que podían entrar eran judíos.

 

  1. Hch.9: 22Pero Saulo mucho más se esforzaba, y confundía a los judíos que moraban en Damasco, demostrando que Jesús era el Cristo.

 

  1. Hch.13: 5Y llegados a Salamina, (Pablo y Bernabé) anunciaban la palabra de Dios en las sinagogas de los judíos.

 

  1. Hch.13: 14Ellos, pasando de Perge, llegaron a Antioquía de Pisidia; y entraron en la sinagoga un día de reposo y se sentaron. 15Y después de la lectura de la ley y de los profetas, los principales de la sinagoga mandaron a decirles: Varones hermanos, si tenéis alguna palabra de exhortación para el pueblo, hablad. 16Entonces Pablo, levantándose, hecha señal de silencio con la mano, dijo: 

 Una vez más Pablo desobedeciendo el supuesto pacto.   Esto es, si lo interpretamos a la manera que ellos lo interpretan.  Observemos cual fue el mensaje.  Hch.13: 26Varones hermanos, hijos del linaje de Abraham, y los que entre vosotros teméis a Dios, a vosotros es enviada la palabra de esta salvación.    32Y nosotros también os anunciamos el evangelio de aquella promesa hecha a nuestros padres, 33la cual Dios ha cumplido a los hijos de ellos, a nosotros, resucitando a Jesús; como está escrito también en el salmo segundo: Mi hijo eres tú, yo te he engendrado hoy.

Mas claro no canta un gallo.   De acuerdo a la interpretación de ellos, el del supuesto pacto entre Pedro y Pablo, podemos ver que Pablo rompió el pacto muchas más veces que Pedro.

 

  1. Hch.13: 46Entonces Pablo y Bernabé, hablando con denuedo, dijeron: A vosotros a la verdad era necesario que se os hablase primero la palabra de Dios; mas puesto que la desecháis, y no os juzgáis dignos de la vida eterna, he aquí, nos volvemos a los gentiles.

·    Vemos a Pablo diciéndole a los judíos que la palabra de Dios era primeramente para ellos.   Es lo que les explicamos referente a Jesús al principio.   Jesús vino primeramente para los judíos.   Es por eso que le dijo a los apóstoles “por camino de gentiles no valláis”.   Pablo tenía claro que su ministerio era con los gentiles, pero sabía también que los judíos eran los primeros que debían oír.   El no estaba violando nada, pues vimos que Dios le dijo que lo enviaba a los gentiles, reyes y judíos.   Pero de acuerdo a la interpretación de ellos podemos ver que él si estaba violando el pacto.

 

  1. Hch.14: 1Aconteció en Iconio que entraron juntos en la sinagoga de los judíos, y hablaron de tal manera que creyó una gran multitud de judíos, y asimismo de griegos.

    1. Una vez más vemos a Pablo hablándole primeramente a los judos.

 

  1. Hechos 17: 1Pasando por Anfípolis y Apolonia, llegaron a Tesalónica, donde había una sinagoga de los judíos.  2Y Pablo, como acostumbraba, fue a ellos, y por tres días de reposo discutió con ellos,

 

    1. Notemos que estamos en el capitulo 17.   El capitulo 15 es el que nos muestra el convenio entre Pablo y Pedro, el de que Pedro fuera a los judíos, a los de la circuncisión, y Pablo a los gentiles. Pero vemos que Pablo entró nuevamente en la sinagoga de los judíos, los circuncidados.   Pero miremos como sigue diciendo el pasaje “como acostumbraba, fue a ellos   Era ya una costumbre en Pablo meterse en el territorio de Pedro, si interpretamos el convenio como ellos lo interpretan. ¿Nos sigue?   Pablo violando el pacto entre Pedro y él.

     Si fuéramos a continuar mirando cada capítulo encontraríamos mucha más evidencia que nos deja ver que Pablo siempre iba primero a los judíos porque “como acostumbraba, fue a ellos”, era ya una costumbre.   Sin embargo queremos ver un pasaje más.

    Hechos 28: 17Aconteció que tres días después, Pablo convocó a los principales de los judíos, a los cuales, luego que estuvieron reunidos, les dijo:... 23Y habiéndole señalado un día, vinieron a él muchos a la posada, a los cuales les declaraba y les testificaba el reino de Dios desde la mañana hasta la tarde, persuadiéndoles acerca de Jesús, tanto por la ley de Moisés como por los profetas.

    Pablo ya llegó a Roma.   Esta próximo a ser sacrificado.   En otras palabras es el final de su ministerio.   Para ellos justificar algunos pasajes dicho por Pablo, y que no se acomodan a lo que enseñan, dicen que es que la revelación es progresiva y que para el momento en que Pablo dijo lo que dijo el no tenía toda la revelación.   Es cierto que la revelación es progresiva y no lo vamos a discutir, pero este es el final y aun así continua hablándole primeramente a los judíos, pues el sabia y entendía que a ellos era que había que hablarles primero.  

    No, Pablo ni Pedro, ni ningún otro de los apóstoles desobedecieron.   Ellos hicieron exactamente lo que se les había ordenado que hicieran.    Sus escritos son de confiar y toda la revelación del evangelio de Jesucristo el cual es el evangelio que predicó Pablo, Pedro, Juan, etc. y que ahora predicamos nosotros, los que hemos creído, es basado en toda la Escritura, toda la Biblia.   El evangelio basado únicamente en las cartas de Pablo es incompleto, desviado y carente de fundamento, pues los escritos de Pablo son confirmados, explicados y completados a la luz de los otros escritos.

   Esperamos haber aclarado cualquier duda en cuanto a la fidelidad tanto de Pablo como de Pedro, Juan, etc.   Lo importante en todo esto es escudriñar las Escrituras para no ser engañados.   Le animamos a leer los otros estudios para que pueda tener defensa contra cualquiera que quiera exponerle ese otro evangelio.   Recordemos las palabras de Pedro cuando nos dice: …y estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros (1P.3:15).