Desenmascarando al Jesucristo Hombre...

Conclusión de este estudio  

   Para finalizar quiero compartir con usted algo que encontré en una de las enseñanzas de su obispo.   Enseñanza, que de acuerdo a sus palabras se la dio su “apóstol” para que la trasmitiera a la iglesia.    Recuerden que esto es parte de una conversación que yo sostuviera vía Email con uno de sus pastores.   Esta conversación tuvo lugar el día 21 de noviembre del 2006. 

El nombre del pastor puertorriqueño con quien tuvo la

conversación es Omar Ortiz.

 Marzo 22 del 2006

Presentación del Obispo de El Salvador, Samuel Valle.  

Este hombre estaba hablando sobre el tema “Nacer de Nuevo”   Observe lo que descubrí, mis ojos fueron abiertos a la realidad de ustedes.   Lea con cuidado e instrúyase para que aprenda y no sea más engañado.

Cito las palabras de su “obispo” Las pondré en rojo para que se identifiquen

La parte “A” que nuestro Padre (Apóstol José Luis) quiere traer es que ese NUEVO nacer de nuevo involucra un ALUMBRAMIENTO de los OJOS.

 Estudio Nacer de Nuevo

Ellos leen la Biblia, ummm, mucho más que usted y mire, dice el Apóstol (José Luis), platicaba hoy, me dice: -Ellos leen la Biblia y ellos NO están autorizados para LEER la Biblia. Sólo hay UNO autorizado para leer la Biblia (nuestro Apóstol José Luis De Jesús Miranda). 

 Mire, hermano, yo quiero hablarle quizás de mi CONVERSIÓN, ¿sabe cómo sabía yo que estaba naciendo de nuevo? -El día en que ya no me dieron muchas GANAS de leer la Biblia…

(Dije, entonces): -¿Qué está pasando?

    Estimado Omar Ortiz, a mi parecer usted es una persona inteligente, no se deje engañar tan fácilmente.   Observe y aprenda para que pueda discernir la trampa del diablo.   Se acuerda que en un correo electrónico yo le dije que me daba la impresión que ustedes no leían la Biblia, sino que solo se limitaban a lo que su “apóstol” le decía.  Incluso, los comparé con los Testigos de Jehová porque ellos tampoco escudriñan las Escrituras.   Por eso están tan confundidos, pero ustedes le han ganado.   Su confusión va mucho más allá. 

    Yo no había leído todavía esta enseñanza de su “obispo”, pero me sirvió para abrir mis ojos.   Mis ojos han sido alumbrados a conocer la razón por la cual ustedes no se ATREVEN a leer la Biblia por ustedes mismos.  Esa intimidación de su “apóstol”, la decir: Ellos leen la Biblia y ellos NO están autorizados para LEER la Biblia. Sólo hay UNO autorizado para leer la Biblia (nuestro Apóstol José Luis De Jesús Miranda),  no les deja abrir la Biblia y aprender.  Dios me ha descubierto la forma de operar de ustedes.

  1. No creen en la existencia de Satanás y sus demonios.

    1. De esa forma Satanás ya no tienen resistencia alguna

                               i.   No se pelea contra lo que no existe.  Suena bonito, pero es una falsedad.

  1. No hay más pecado.

    1. Puedo vivir desordenadamente porque eso no afectará en nada mi comunión con Dios.

                               i.   Entienda que el pecado es lo que lo aleja de Dios.   Al estar alejado de Dios sus ojos no pueden ser alumbrados a la verdad.

  1. Les prohíben leer la Biblia.

    1. De esa forma no podrán nunca descubrir la verdad.

   Por otro lado, al ver lo que ustedes llaman “nacer de nuevo”, lo cual es un error gigantesco, me enseña cuan distorsionados y alejados de la verdad están.   El verdadero nuevo nacimiento produce un deseo de leer la Biblia, en cambio a ustedes, su d”nacer de nuevo” los aleja de leer la Biblia.   Vea nuevamente las palabras de su obispo:  ¿sabe cómo sabía yo que estaba naciendo de nuevo? -El día en que ya no me dieron muchas GANAS de leer la Biblia…

   Qué ironía tiene la vida.   El mismo se pregunta ¿Qué está pasando? y usted también se lo debería estar preguntando.   Sencillamente ese evangelio no es el de nuestro verdadero Señor Jesucristo.

    Mi oración a Dios por usted es que SUS OJOS SEAN ALUMBRADOS CON EL VERDADERO EVANGELIO DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO, EL QUE VIENE POR SU IGLESIA.

    Ahora comprendo porqué usted dice que el deber de Bernabé era someterse al apóstol Pablo.   Ustedes están sometidos a su “apóstol” porque si no lo hacen estarían en desobediencia.   Como su “apóstol” es el único que puede leer la Biblia, los tiene atontados.   ¡Quien será el verdadero ignorante!  Es por eso también que no ha podido contestarme lo que le dije de Pablo yendo a los judíos, como acostumbraba.   Porque usted mismo no se atreve a ir a la Biblia.   No sea más engañado.

   Como último punto, y este si es el último, déjeme mostrarle algo más en la vida de Pablo.   Apolos era discípulo de Pablo, vea Hechos 18: 26Y comenzó a hablar con denuedo en la sinagoga; pero cuando le oyeron Priscila y Aquila, le tomaron aparte y le expusieron más exactamente el camino de Dios.   

Priscila y Aquila eran discípulos de Pablo, vea Ro.16: 3Saludad a Priscila y a Aquila, mis colaboradores en Cristo Jesús, 4que expusieron su vida por mí; a los cuales no sólo yo doy gracias, sino también todas las iglesias de los gentiles.

Priscila y Aquila son los que instruyeron a Apolos.   Este fue compañero de Pablo, vea 1Co.1: 12Quiero decir, que cada uno de vosotros dice: Yo soy de Pablo; y yo de Apolos; y yo de Cefas; y yo de Cristo.

Todos estaban mal porque estaban dividiendo el Cuerpo.   Pero note que incluso aquí se menciona a Pedro, je je je.  Todos colaborando juntos en la obra del Señor.  Ellos estaban unidos, pero los hermanos se estaban identificando con los diferentes siervos de Dios.  

Ahora preste mucha atención a la siguiente porción bíblica para que se instruya.  1Co.3: 4Porque diciendo el uno: Yo ciertamente soy de Pablo; y el otro: Yo soy de Apolos, ¿no sois carnales? 5¿Qué, pues, es Pablo, y qué es Apolos? Servidores por medio de los cuales habéis creído; y eso según lo que a cada uno concedió el Señor. 6Yo (Pablo) planté, Apolos regó; pero el crecimiento lo ha dado Dios. 7Así que ni el que planta (Pablo) es algo, ni el que riega (Apolos), sino Dios, que da el crecimiento. 8Y el que planta (Pablo) y el que riega (Apolos) son una misma cosa; aunque cada uno recibirá su recompensa conforme a su labor. 9Porque nosotros somos (Pablo, Apolos y Cefas {Pedrito}) colaboradores de Dios, y vosotros sois labranza de Dios, edificio de Dios… 22sea Pablo, sea Apolos, sea Cefas (Pedrito), sea el mundo, sea la vida, sea la muerte, sea lo presente, sea lo por venir, todo es vuestro, 23y vosotros de Cristo, y Cristo de Dios.

   Se esta dando cuenta.  Pablo reconoce ser nada, al igual que Apolos.   Ahora observe lo que ocurrió con Apolos y Pablo.   1Co.16: 12Acerca del hermano Apolos, mucho le rogué que fuese a vosotros con los hermanos, mas de ninguna manera tuvo voluntad de ir por ahora; pero irá cuando tenga oportunidad.

   Se da cuenta.   Ustedes han perdido su propia voluntad.   Han caído en la trampa del diablo.   No se atreven a refutar a su “apóstol”.   Ciegos guías de ciegos.

Repito.   Oro para que sus ojos sean alumbrados, a lo mejor Dios a permitido este encuentro para alumbrarle los ojos, pero él no podrá hacerlo a menos que usted se vista de valor y se atreva a escudriñar las Escrituras por usted mismo.

   Un último pasaje para que se de cuenta que Pablo aprobaba el trabajo de Pedro.   Es obvio que ustedes nunca podrán ver esto porque no se atreven ir más allá de lo que su “apóstol” les dice.

1 Co.9: 3Contra los que me acusan, esta es mi defensa: 4¿Acaso no tenemos derecho de comer y beber? 5¿No tenemos derecho de traer con nosotros una hermana por mujer como también los otros apóstoles, y los hermanos del Señor, y Cefas?

   Pablo no los está acusando ni condenando, al contrario se está comparando con ellos.

 Saludos

Eduardo Negrón                                                                       noviembre 21 de 2006

   Permítanme cerrar este tratado con las palabras de Pablo en Gá.1:8 y 9

 8Mas si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema. 9Como antes hemos dicho, también ahora lo repito: Si alguno os predica diferente evangelio del que habéis recibido, sea anatema.

 Miremos también 2 Cor.11:3 y 4

3Pero temo que como la serpiente con su astucia engañó a Eva, vuestros sentidos sean de alguna manera extraviados de la sincera fidelidad a Cristo. 4Porque si viene alguno predicando a otro Jesús que el que os hemos predicado, o si recibís otro espíritu que el que habéis recibido, u otro evangelio que el que habéis aceptado, bien lo toleráis;

     En estos dos versos vemos a Pablo hablando de otro Jesús y otro evangelio.   Eso nos dice que para el tiempo de Pablo ya habían otros hablando como lo está haciendo José Luis de Jesús Miranda, hablando de otro Jesús y otro evangelio. 

   Vemos en el primer verso que Pablo enfatiza “mas si aun nosotros” haciendo referencia a él mismo y a sus diferentes ayudantes.   Solo hay un evangelio, el de Cristo, predicado por Pablo, Pedro, Juan, ect.   Es por eso que vimos que Pablo fue y se reunió con los que tenían reputación (los otros apóstoles) con el propósito de exponer el evangelio que él predicaba Gál.2:2.  Veamos como dice: 2Pero subí según una revelación, y para no correr o haber corrido en vano, expuse en privado a los que tenían cierta reputación el evangelio que predico entre los gentiles.    Pablo quería estar seguro que estaba enseñando exactamente lo mismo que los otros apóstoles enseñaban.   El no quería encontrarse corriendo en vano.   Vemos luego que una vez expuso a todos los apóstoles el evangelio que estaba predicando se percató que no había corrido en vano, pues los otros apóstoles no tuvieron que añadir o quitar nada al evangelio que él predicaba.   ¿Por qué?  Por que resultó ser el mismo evangelio.   Miremos como el mismo Pablo lo dice en Gál.2:6Pero de los que tenían reputación de ser algo (lo que hayan sido en otro tiempo nada me importa; Dios no hace acepción de personas), a mí, pues, los de reputación nada nuevo me comunicaron.   No había nada nuevo que comunicar por que ambos evangelios son iguales.   Uno dirigido a los judíos y otro a los gentiles.

    Han sido varias las ocasiones en que he podido hablar con personas católicas.   Sabemos que los católicos tienen muchas tradiciones que no están a la par con la Biblia, sin embargo ellos tienen la misma Biblia que nosotros.   Observemos lo que Pablo hacía para poder ganar a alguien para el Señor y así ser copartícipe de Cristo: 20Me he hecho a los judíos como judío, para ganar a los judíos; a los que están sujetos a la ley (aunque yo no esté sujeto a la ley) como sujeto a la ley, para ganar a los que están sujetos a la ley; 21a los que están sin ley, como si yo estuviera sin ley (no estando yo sin ley de Dios, sino bajo la ley de Cristo), para ganar a los que están sin ley. 22Me he hecho débil a los débiles, para ganar a los débiles; a todos me he hecho de todo, para que de todos modos salve a algunos. 23Y esto hago por causa del evangelio, para hacerme copartícipe de él (1 Cor.9:20-23).   

   De igual forma para ganar a un católico tenemos que hacernos como ellos.   No que vamos a rezarle a Maria o a los santos, sino instruirlos usando su propia Biblia.   Cuando ellos ven la verdad del evangelio en sus propias Biblias toda duda se cae por que se dan cuenta que todo está explicado ahí claramente.    El evangelio es el mismo, las personas son las que son distintas, pero al llevar el único y verdadero evangelio, y llevarlo sin ofender, solo mostrando la verdad, veremos resultados.

 

    Pablo también nos habla de otro Jesús.   Lamentablemente la secta Creciendo en Gracia está llevando otro Jesús.   Veamos como ellos lo dicen:

 Mayo del 2005

Respuesta # 9

 El Apostolado responde:

 Jesús tuvo dos manifestaciones, el de Nazaret quien fue el judío, y el que resucitó de los muertos el cual no tiene raza ni guarda la ley, observe:

 Romanos 7:4 habéis muerto mediante el cuerpo de Cristo para que seáis de otro (¿Quién es ese otro?  Sigue diciendo el verso) del que resucitó de los muertos.

 

Porque aunque él es el mismo ayer hoy y por los siglos, al resucitar, es otro; es otra manifestación.

    Ellos alegan que Jesús de Nazaret era uno y que el que resucitó era otro.   No entienden que Pablo viene hablando de la ley.   Ellos pertenecían a la ley, pero ahora pertenecían a otro, al resucitado, por que si Cristo no resucito nuestra fe es vana nos dice él.   Entonces es obvio que hablamos del que resucitó, por que gracias a que resucitó nosotros tenemos una nueva esperanza.   Pero ese otro es el mismo que murió, Jesús de Nazaret.

 Veamos que nos dice la Biblia relacionado al otro:

Jn.20: 19Cuando llegó la noche de aquel mismo día, el primero de la semana, estando las puertas cerradas en el lugar donde los discípulos estaban reunidos por miedo de los judíos, vino Jesús, y puesto en medio, les dijo: Paz a vosotros. 20Y cuando les hubo dicho esto, les mostró las manos y el costado. Y los discípulos se regocijaron viendo al Señor.

     ¿Cómo supieron que era el mismo que había estado con ellos mientras vivía?   Por que les mostró las heridas en las manos y el costado.    ¿Era otro o es el mismo?

 Jn.20: 26Ocho días después, estaban otra vez sus discípulos dentro, y con ellos Tomás. Llegó Jesús, estando las puertas cerradas, y se puso en medio y les dijo: Paz a vosotros. 27Luego dijo a Tomás: Pon aquí tu dedo, y mira mis manos; y acerca tu mano, y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente.

    Una vez más lo encontramos mostrando sus manos y costado.   Una vez más preguntamos ¿Era otro o es el mismo?

 Veamos este último verso.   En esta ocasión es el mismo Pablo contando su testimonio de conversión, vamos:

8Yo entonces respondí: ¿Quién eres, Señor? Y me dijo: Yo soy Jesús de Nazaret, a quien tú persigues (Hch.22:8).  

 El mismo Jesús se revela a Pablo como Jesús de Nazaret.   Sabemos que ante esta verdad esta secta dirá “eso fue escrito por Lucas y él en muchas ocasiones hablaba si saber”.  

 Es bueno que notemos dos cosas.  La primera es la introducción de Lucas a su evangelio, veamos: 1Puesto que ya muchos han tratado de poner en orden la historia de las cosas que entre nosotros han sido ciertísimas, 2tal como nos lo enseñaron los que desde el principio lo vieron con sus ojos, y fueron ministros de la palabra, 3me ha parecido también a mí, después de haber investigado con diligencia todas las cosas desde su origen, escribírtelas por orden, oh excelentísimo Teófilo, 4para que conozcas bien la verdad de las cosas en las cuales has sido instruido.

 Cuatro frases o palabras usadas por Lucas resaltan en esta porción para dejar ver cuan exacto y perfecto es su relato.   Las mismas las hemos oscurecido para que las puedan identificar.   Lucas era un hombre muy dedicado y cauteloso en sus escritos, tanto en el evangelio que lleva su nombre como en los eventos del libro de los Hechos.  

    Veamos ahora la segunda cosa que debemos notar.   Hch.21: 17Cuando llegamos a Jerusalén, los hermanos nos recibieron con gozo.  

     En esta porción es Lucas el que habla y dice “cuando llegamos” dejándonos ver que él estaba presente con Pablo.   La razón por la que Pablo narró su conversión fue por un incidente acaecido luego de ellos haber llegado a Jerusalén, lugar donde Lucas también estaba presente.   Lo que Lucas narró sobre la conversión de Pablo no fue que se lo dijeron, sino que él lo vio y lo oyó.   Así que lo que él narro allí, las palabras de Jesús de Nazaret a Pablo, fueron las que el mismo Pablo habló.

 ¿A quien creeremos, a la palabra de Dios o a este otro evangelio?   

   Con esto cerramos este estudio esperando que de alguna forma usted haya recibido algún beneficio.   Recuerde que el verdadero y único Jesucristo viene de arriba, de las nubes porque: Este mismo Jesús, que ha sido tomado de vosotros al cielo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo.

    Le invitamos a mirar nuestro sitio del Web en un futuro no muy lejano para que pueda beneficiarse de nuestro próximo tomo de estudio bíblico.   El mismo será precisamente El Fundamento de los Rudimentos de la Doctrina de Cristo que se encuentran en He.6:1-2.

   Mientras este estudio llega, recuerde que Cristo vine pronto a levantar a su iglesia.    Mantenga su lámpara con mucho aceite para que brille en este mundo en oscuridad.