Congregacion Hispana de Ladysmith


"Quien soy en Cristo"
Parte 1 

El capítulo 1 y 2 del libro de Efesios puede transformar al cristiano a entender claramente quienes somos en Cristo, repito, quienes somos en Cristo. Es una herramienta necesaria para cumplir el propósito principal de Dios, evangelizar la Palabra, las Buenas Nuevas. Si no sabemos quiénes somos en Cristo entonces como vamos a darle esperanzas a otros y dejarle saber lo que se están perdiendo al rechazar las “Buenas Nuevas”, la “Salvación” ósea aceptar a Cristo como Salvador. Primeramente, tenemos que llevar estas verdades a nuestro corazón desarrollando un habito para convertirnos en lo que se nos ha llamado a ser. ¡Tenemos que vivir el evangelio!

Tratemos de no desanimarnos por lo que nuestros ojos ven o por lo que nuestros oídos oyen para no contristar al Espíritu Santo con el cual hemos sido sellado. No dejemos las cosas para más tarde, el tiempo es oro y solo Dios lo conoce y lo da. Recuerde el poder que le ha sido dado en Cristo y reemplace las MENTIRAS del mundo y del Diablo con las verdades que le voy a dar en una forma resumida donde se encuentran en el libro de Efesios. Trate de abrazar estas verdades para que sea efectivamente transformado por la renovación de su mente. Anhele vivir el resto de sus días en las verdades de quien es en Cristo. Él murió para que nosotros viviéramos.

Disfrutemos nuestras vidas como Él lo desea, Su poder y Su justicia. Sigamos adelante por fe en cada bendición espiritual que hemos recibido en Cristo, ¡y traigamos gloria a Su nombre! Meditemos en oración acerca de quien somos en el Señor y démosle gracias. Imagínese el impacto que podemos causar a todas las vidas que están a nuestro alrededor cuando las vendas de sus ojos sean destapadas. Dejándole saber las bendiciones espirituales que han sido designadas para ellos cuando acepten a Cristo como Salvador.

Quien soy en Cristo;

Un Santo

Fiel en Cristo

Gracia Dada

Hecho Parte del Cuerpo de cristo

Misericordia Dada

Paz Dada

Bendecido con Cada bendición Espiritual

Escogido Antes de la Fundación del Mundo

Santo y Justificado

Amado

Predestinado por Adopción

Adoptado como Hijo

Redimido a Través de Su Sangre

Transgresión Perdonada

Generoso en Gracia

Dado Conocimiento del Misterio de Su Voluntad

Sellado con el Espíritu Santo

Herencia Garantizada

Fe Dada

Esperanza Dada

Dado el Poder de Dios

Hecho Vida en Cristo

Salvado por Gracia

Resucitado con Cristo

Sentado con Cristo en los Lugares Celestiales

Una Muestra de la Gracia y Bondad de Dios en los Siglos Venideros

Dado el Regalo de Salvación

Hecho por la Mano de Dios

Creado en Cristo Jesús para Buenas Obras

No más extraño a los Pactos de la Promesa

Atraído por la Sangre de Cristo

Hecho Parte de un Nuevo Hombre (judíos y gentiles)

Reconciliado con Dios

Acceso Dado al Padre

Conciudadano con los Santos

Miembro de la Familia de Dios

Templo del Espíritu Santo (Unido con otros Creyentes)

Juntamente Edificados para ser Morada de Dios con otros Creyentes

Repito nuevamente, lea los capítulos 1 y 2 de Efesios en cámara lenta para que pueda procesar quien es usted en Cristo.

"Quien soy en Cristo"
Parte 2

En esta semana y las próximas vamos a indagar en cada definición de lo que somos en Cristo. Comencemos por lo que significa UN SANTO……

UN SANTO es… cualquiera que cree en Jesucristo y tiene la fe salvadora, esta entre aquellos que son santos y apartados para Dios.

En Efesios 1:1 nos dice lo siguiente; “Pablo, apóstol de Jesucristo por la voluntad de Dios, a los santos que están en Éfeso, y a los fieles en Cristo Jesús. Gracia sea a vosotros, y paz de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo.”

En Daniel 7:15-27 nos dice lo siguiente; “Yo Daniel, fui turbado en mi espíritu en medio de mi cuerpo, y las visiones de mi cabeza me asombraron. Me acerqué a uno de los que asistían, y le pregunté la verdad acerca de todo esto. Y me habló, y me dio a conocer la interpretación de las cosas. Estas cuatro grandes bestias, son cuatro reyes que se levantarán en la tierra. Después tomarán el reino los santos del Altísimo, y poseerán el reino por siempre, eternamente y para siempre. Entonces quise saber la verdad acerca de la cuarta bestia, que tan diferente era de todas las otras, espantosa en gran manera, que tenía dientes de hierro, y sus uñas de bronce, que devoraba y desmenuzaba, y las sobras hollaba con sus pies: Asimismo acerca de los diez cuernos que tenía en su cabeza, y del otro que había subido, de delante del cual habían caído tres; y este mismo cuerno tenía ojos, y boca que hablaba grandezas, y parecía más grande que sus compañeros. Y veía yo que este cuerno hacía guerra contra los santos, y los vencía, hasta tanto que vino el Anciano de días, y se dio el juicio a los santos del Altísimo; y vino el tiempo, y los santos poseyeron el reino. Dijo así: La cuarta bestia será un cuarto reino en la tierra, el cual será diferente de todos los otros reinos, y a toda la tierra devorará, y la hollará, y la despedazará. Y los diez cuernos significan que de aquel reino se levantarán diez reyes; y tras ellos se levantará otro, el cual será mayor que los primeros, y a tres reyes subyugará. Y hablará palabras contra el Altísimo, y a los santos del Altísimo afligirá, y pensará en mudar los tiempos y la ley: y entregados serán en su mano hasta un tiempo, y tiempos, y el medio de un tiempo. Pero se sentará el Juez, y le quitarán su dominio, para que sea destruido y arruinado hasta el extremo; y que el reino, el dominio y la majestad de los reinos debajo de todo el cielo, sea dado al pueblo de los santos del Altísimo; cuyo reino es reino eterno, y todos los dominios le servirán y obedecerán.”

En estos versículos nos deja ver claramente que; ¡En Cristo somos santos! Hemos sido hechos y apartados para Dios. Preguntémonos ahora; ¿En qué formas podemos expresar gratitud a Dios y mostrar esa santidad en nuestras vidas? ¿Cómo puede empezar cada día entendiendo esta realidad? ¿Cómo podría ser esto? ¿Cómo debe parecer su mente?

PENSAMIENTO ERRÓNEO: Solo las personas realmente buenas son santas.

PENSAMIENTO CORRECTO: Yo soy santo…sin importar que tan bueno haya sido mi día…porque por la gracia de Dios con el regalo de la fe he creído en Cristo. Como resultado debo vivir como un santo. Lea, (Efesios 5:1-21)


"Quien soy en Cristo"
Parte 3


Fieles en Cristo Jesús…es Creer en el Señor Jesucristo y perseverar en el amor, la devoción, y el afecto por El. A eso es que se considera “Fieles”.

LEER: Efesios 1:1 “Pablo, apóstol de Jesucristo por la voluntad de Dios, a los santos que están en Éfeso, y a los fieles en Cristo Jesús. 2Gracia sea a vosotros, y paz de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo.”
LEER: Hebreos 10:23 “Mantengamos firme, sin fluctuar, la profesión de nuestra fe; que fiel es el que prometió;”

Pregúntate, ¿Cuáles son las áreas en la que usted podría sentir que no está siendo fiel a Cristo? ¿Cómo puedo tener la seguridad de que Dios es absolutamente fiel y es el que trabaja fielmente en mí? Anímese y continúe esforzándose en estas áreas. Filipenses 1:6 nos dice; “estando confiado de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo.”

PENSAMIENTO ERRÓNEO: Todo depende de mí. Yo debo de trabajar, trabajar y trabajar para ser fiel.

PENSAMIENTO CORRECTO: El Señor me ve fiel porque estoy en Cristo Jesús. Con Su ayuda, puedo vivir en esa fidelidad.

                                                      
"Quien soy en Cristo"
                                                                Parte 4


Nos movemos a otra dicha del porque quien somos en Cristo….
Gracia Dada…es un favor inmerecido, un torrente de bendiciones de Dios que no nos hemos Ganado.
LEER: EFESIOS 1:2 “Gracia sea a vosotros, y paz de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo.” Y
LEER: ROMANOS 6:1-14 “¿Qué, pues, diremos? ¿Perseveraremos en el pecado para que la gracia abunde?¡En ninguna manera! Porque los que somos muertos al pecado, ¿cómo viviremos aún en él? ¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte? Porque somos sepultados con Él en la muerte por el bautismo; para que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en novedad de vida. Porque si fuimos plantados juntamente con Él en la semejanza de su muerte, también lo seremos en la semejanza de su resurrección; sabiendo esto, que nuestro viejo hombre fue crucificado con Él, para que el cuerpo de pecado fuera destruido, a fin de que no sirvamos más al pecado. Porque el que ha muerto, libre es del pecado. Y si morimos con Cristo, creemos que también viviremos con Él; sabiendo que Cristo, habiendo resucitado de los muertos, ya no muere; la muerte ya no tiene dominio sobre Él. Porque en cuanto murió, al pecado murió una vez; pero en cuanto vive, para Dios vive. Así también vosotros consideraos en verdad muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús, Señor nuestro. No reine, pues, el pecado en vuestro cuerpo mortal, para que le obedezcáis en sus concupiscencias; ni tampoco presentéis vuestros miembros al pecado como instrumentos de iniquidad; sino presentaos vosotros mismos a Dios como vivos de entre los muertos, y vuestros miembros a Dios como instrumentos de justicia. Porque el pecado no se enseñoreará de vosotros; pues no estáis bajo la ley, sino bajo la gracia.”
¡Se nos ha dado tanto! La misericordia de Dios y Su amorosa bondad esta mas allá de nuestra comprensión. ¿Cuáles son algunas de las maneras en que Dios le ha mostrado más misericordia en su vida? ¿En qué formas puede usted responder a Su misericordia?

PENSAMIENTO ERRÓNEO: Dios es misericordioso, entonces puedo pecar tanto como quiera y Él me perdonará.

PENSAMIENTO CORRECTO: Por la misericordia de Dios, anhelo andar en esa nueva vida por gratitud a Él.


                                                     "Quien soy en Cristo"
                                                               Parte 5


La “PAZ DADA” … es un sentido completo de actual bienestar en todas las áreas de la vida.

LEA: EFESIOS 1:2 “Gracia sea a vosotros, y paz de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo.”

LEA: 2 TESALONICENSES 3:16-18 “Y el mismo Señor de paz os dé siempre paz en toda manera. El Señor sea con todos vosotros. La salutación de mi propia mano, de Pablo, que es mi signo en toda epístola: Así escribo. La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con todos vosotros. Amén. Epístola a los tesalonicenses. Escrita de Atenas por el apóstol Pablo.”

Para poder entender un poco mejor lo que significa la “PAZ DADA” dentro de lo que soy en CRISTO, Analizemos la vida de Horatorio Spafford quien fue un gran abogado de la ciudad de Chicago. Escribió un himno titulado “Estoy bien con mi Dios”. Es un himno de influencia en el protestantismo, escrito en 1873 por Horatio Spafford, y cuya música fue compuesta por Philip Bliss.

Este himno fue escrito después de varios acontecimientos traumáticos en la vida de Spafford. El primero, la muerte de su único hijo en 1871, seguido de una mala operación financiera que evaporó una fuerte suma de dinero que había invertido. Meses más tarde, gran parte de sus bienes personales fueron consumidos por el Gran Incendio de Chicago de 1871 que le arruinó financieramente (Era un gran abogado). Amigo del célebre evangelista D.L. Moody, en 1873 decidió viajar a Europa con su familia en el trasatlántico SS Ville du Havre, con el objetivo de descansar y visitar a sus amistades en Inglaterra. Pero a último momento decidió enviar a la familia primero mientras él se demoró en negocios relacionados con la solución a los problemas ocasionados por el gran incendio. Durante la travesía del Atlántico, el Ville du Havre fue embestido por el buque inglés Lorchean y se hundió en apenas 12 minutos. Gran parte de los pasajeros y la tripulación del barco no pudieron salir del mismo y se ahogaron en las aguas del océano. Entre las víctimas fatales estaban las cuatro hijas de Spafford. Su esposa logró sobrevivir y llegar a la costa oeste de las islas británicas. La sra. Spafford llegó a Cardiff, en Gales. Desde allí envió a su esposo un telegrama donde escribió ÚNICA SALVA. Pero estoy bien. Tengo paz en mi ser, gloria a Dios” Spafford tomó el primer barco y viajó a encontrarse con su esposa.

Se dice, que, durante el viaje, navío que conducía a Spafford atravesó el sitio exacto donde se había hundido el buque. El capitán le indicó a Spafford donde se hallaba el infortunado buque. Al caer en cuenta que allí era donde estaban sus hijas, El Señor le consoló con el mensaje recibido de su esposa. Spafford descendió a su camarote y con la imagen de la tragedia en su mente, escribió los versos que componen esta preciosa melodía. Basándose en las palabras de su esposa, escribió una poesía que ha llegado a ser de consuelo para muchos creyentes atribulados en “un mar de aflicción”.

Posteriormente los Spafford tuvieron 3 hijos más. uno de ellos murió durante la infancia. Siguieron viviendo en Chicago. El Sr. y la Sra. SPAFFORD tuvieron mucho interés en la Segunda Venida de Cristo. Tal fue su convicción que en 1881 Spafford decidió ir a Jerusalén con su esposa y sus dos hijas vivas. Allí murió SPAFFORD. Antes de morir, él y su esposa ayudaron a fundar un grupo llamado el American Colony; su misión fue servir a los pobres. La colonia más tarde se convirtió en el tema del Premio Nobel ganarJerusalén, por la novelista Sueco Selma Lagerlöf. Dicha obra de beneficencia todavía existe en Jerusalén; su sede es un gran edificio que existe en las afueras de la capital de "Israel", donde se sigue cumpliendo con la tarea que iniciara Spafford. Podríamos comparar la situación de este siervo de Dios con la historia Job.

Horotario Spafford cuando escribió “Todo está bien con mi alma”, conocía esta paz a pesar de la gran pérdida luego de todos sus problemas incluyendo la muerte de sus cuatro hijas. Él escribió el himno mientras navegaba cerca del lugar donde el buque se había hundido. Preguntémonos; ¿Cuáles son las áreas de mi vida en las cuales necesito el bienestar y la paz del Señor?

PENSAMIENTO ERRÓNEO: La paz depende de mis circunstancias.

PENSAMIENTO CORRECTO: La paz depende de Cristo. En Cristo, Dios me concede Su paz.


                                                    "Quien soy en Cristo"
                                                               Parte 6


Otro contenido de quien soy en Cristo es la “Bendición con cada bendición espiritual”.

La “Bendición con cada bendición espiritual” es…. En Cristo, no es en nosotros, todo lo que le he explicado anteriormente y lo que viene es enfocado en lo que somos en Cristo. Por lo tanto, porque Cristo está en nosotros y nosotros en El, Dios nos ha dado bendición tras bendición. Él nos ha concedido la salvación, una relación cercana con él, y esperanza de eternidad.

LEA: EFESIOS 1:3 “Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, el cual nos ha bendecido con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo,”. No hay mejor versículo para que podamos explicar lo señalado en el parágrafo anterior. El versículo está en un texto simple y claro.

LEA: Juan 1:9-17 “Aquél era la Luz verdadera, que alumbra a todo hombre que viene a este mundo. En el mundo estaba, y el mundo por Él fue hecho, pero el mundo no le conoció. A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron. Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios. Los cuales son engendrados, no de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios. Y el Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad. Juan dio testimonio de Él, y clamó diciendo: Éste es de quien yo decía: El que viene después de mí, es antes de mí; porque era primero que yo. Y de su plenitud tomamos todos, y gracia por gracia. Porque la ley por Moisés fue dada, pero la gracia y la verdad vinieron por Jesucristo.” 

Entradas claves de estos versículos anteriores para ver las “BENDICIONES”; primeramente, cuando dice “Aquél era la Luz verdadera, segundo cuando dice, En el mundo estaba, y el mundo por Él fue hecho, tercero no dice, Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios, y por ultimo nos dice, Y de su plenitud tomamos todos, y gracia por gracia. ¿Por qué? Porque la gracia y la verdad vinieron por Jesucristo.

Haga una lista mental de algunas de las bendiciones que Dios le ha dado en Cristo. Luego tome un momento para agradecerle por cada una de ellas.

PENSAMIENTO ERRÓNEO: Como deseo ser tan bendecido como aquella persona ósea como al vecino, como al conocido, como al multimillonario.

PENSAMIENTO CORRECTO: Dios ha dado a cada uno de Sus hijos bendición tras bendición en Cristo cuando lo aceptamos como nuestro Salvador. Juan 1:16 “Y de su plenitud tomamos todos, y gracia por gracia.” Debo recordar las increíbles bendiciones que tengo y andar en ellas.

"Quien soy en Cristo"
Parte 7


Naveguemos por otra dicha cuando aceptamos a Cristo como nuestro salvador. Meditemos en quien soy en Cristo, cuando nos habla de “SANTO Y SIN MANACHA”

El ser “SANTO Y SIN MANCHA” en Cristo es; ser apartado para Dios y libre de acusación.

LEER: EFESIOS 1:4 “según nos escogió en Él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de Él, en amor,”

LEER: 1 Tesalonicenses 5:16-24 “Estad siempre gozosos. Orad sin cesar. Dad gracias en todo; porque ésta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús. No apaguéis el Espíritu. No menospreciéis las profecías. Examinadlo todo; retened lo bueno. Absteneos de toda apariencia de mal. Y el mismo Dios de paz os santifique enteramente; y que todo vuestro espíritu y alma y cuerpo sean guardados irreprensibles para la venida de nuestro Señor Jesucristo. Fiel es el que os llama; el cual también lo hará.”

Somos santos y estamos para ser santos. Un día vamos a ser perfectamente santos y sin mancha. Dios nos ha escogido para este fin, y Él no fallara. Posiblemente te preguntes; ¿Cómo podría saber este resultado de la batalla asistida en mi lucha con el pecado?

PENSAMIENTO ERRÓNEO: Nunca voy a superar mi pecado. Me podría dar por vencido.

PENSAMIENTO CORRECTO: Yo ya soy santo y sin mancha en Cristo porque Él está en mí y yo estoy en Él. No por mi sino por El. Dios trabajara continuamente con santidad en mi vida, porque El me escogió para este mismo propósito. La Palabra dice que; “El que comenzó la obra en nosotros la ha de terminar”



"Quien soy en Cristo"
Parte 8


Quien soy en “Cristo” …Amado

AMADO, ¿Por qué? Porque él me amó primero, no fue que yo lo ame primero. ¡Él, es amor!

AMADO…es el cariño profundo que tiene Dios por nosotros (especialmente Sus hijos) y el deseo auténtico y único para nuestro bien individual aun sin que el ser humano reconozca a Dios como Dios.


LEER EFESIOS 1:4-6 “según nos escogió en Él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de Él, en amor, habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el beneplácito de su voluntad, para alabanza de la gloria de su gracia, en la cual nos hizo aceptos en el Amado,”


LEER ROMANOS 5:1-11 “Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo, por quien también tenemos entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios. Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia; y la paciencia, prueba; y la prueba, esperanza; y la esperanza no avergüenza; porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos es dado. Porque Cristo, cuando aún éramos débiles, a su tiempo murió por los impíos. Porque apenas morirá alguno por un justo; con todo pudiera ser que alguno osara morir por el bueno. Mas Dios encarece su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros. Mucho más ahora, estando ya justificados en su sangre, por Él seremos salvos de la ira. Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo; mucho más, estando reconciliados, seremos salvos por su vida. Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en Dios por nuestro Señor Jesucristo, por quien hemos recibido ahora la reconciliación.”

Este amor se expresa concretamente en la decisión que tomo Dios en eternidad al hacernos parte de Su familia. Dios es amor. Preguntémonos; ¿Cuáles son otras maneras que yo puedo ver el amor de Dios y la bondad en uno mismo, en la Biblia y en mi vida?

PENSAMIENTO ERRÓNEO: Dios se desaparece cuando más lo necesito, parece que por mis malas decisiones me ignora, me ha olvidado o quizás hasta me ha rechazado.

PENSAMIENTO CORRECTO: Dios ha expresado Su amor increíble por mi cuando escogió en adoptarme en Su familia y mandar a Jesús, Su hijo, a realizar el plan de salvación para que toda la humanidad tenga el derecho de ser salvo. Ninguna de mis circunstancias puede cancelar el amor de Dios por mí.

LEER ROMANOS 8:35-39 “¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada? Como está escrito: Por causa de ti somos muertos todo el tiempo; somos contados como ovejas de matadero. Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de Aquél que nos amó. Por lo cual estoy seguro que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra criatura nos podrá separar del amor de Dios que es en Cristo Jesús Señor nuestro.”


"Quien soy en Cristo"

Parte 9


Cuando hablamos de “Predestinado para adopción”, hablamos en el término de lo que somos en CRISTO porque Él fue también predestinado y por eso nosotros también lo somos.

Predestinación es la determinación de dios de antemano de todo lo que eventualmente sucederá en la historia. En referencia a los creyentes este es Su plan, predeterminado para salvarlos y transformarlos como Jesús. En Efesios, Pablo específicamente dice que Dios determino de antemano el adoptarnos como hijos.

LEA: Efesios 1:4-6 “según nos escogió en Él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de Él, en amor, 5habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el beneplácito de su voluntad, 6para alabanza de la gloria de su gracia, en la cual nos hizo aceptos en el Amado,”

LEA: Romanos 8:28-39 “Y sabemos que todas las cosas ayudan a bien, a los que aman a Dios, a los que conforme a su propósito son llamados. Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conforme a la imagen de su Hijo, para que Él sea el primogénito entre muchos hermanos. Y a los que predestinó, a éstos también llamó; y a los que llamó, a éstos también justificó; y a los que justificó, a éstos también glorificó. ¿Qué, pues, diremos a esto? Si Dios por nosotros, ¿quién contra nosotros? 32El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con Él todas las cosas? ¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que justifica. ¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió, y más aun, el que también resucitó, el que además está a la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros. ¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada? Como está escrito: Por causa de ti somos muertos todo el tiempo; somos contados como ovejas de matadero. Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de Aquél que nos amó. Por lo cual estoy seguro que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra criatura nos podrá separar del amor de Dios que es en Cristo Jesús Señor nuestro.”

Pregúntese; ¿He sido alguna vez elegido por algo o por alguien? ¿Cómo me hace sentir esto? ¿Es justo que yo haya sido elegido? Si usted está en Cristo, Dios lo predestino para que usted sea de Él. Reflexione acerca de esto por un momento.

PENSAMIENTO ERRONEO: Dios me escogió y por lo tanto debo de ser bueno.

PENSAMIENTO CORRECTO: Dios me escogió a pesar de que Él sabía que yo hacía lo que no le agradaba. Y ahora yo estoy en Cristo porque Él está en mí, por la gracia de Dios.


"Quien soy en Cristo"
Parte 10


ADOPTADO…significa, tomar legalmente a un niño como su propio hijo el cual no lo era originalmente por nacimiento.

LEA: Efesios 1:4-6 “según nos escogió en Él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de Él, en amor, habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el beneplácito de su voluntad, para alabanza de la gloria de su gracia, en la cual nos hizo aceptos en el Amado,”

LEA: Gálatas 4:1-7 “Además digo: Entre tanto que el heredero es niño, en nada difiere del siervo, aunque es señor de todo; mas está bajo tutores y mayordomos hasta el tiempo señalado por el padre. Así también nosotros, cuando éramos niños, estábamos en esclavitud bajo los rudimentos del mundo. Mas venido el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo, hecho de mujer, hecho bajo la ley, para que redimiese a los que estaban bajo la ley, a fin de que recibiésemos la adopción de hijos. Y por cuanto sois hijos, Dios envió el Espíritu de su Hijo a vuestros corazones, el cual clama: Abba, Padre. Así que ya no eres siervo, sino hijo; y si hijo, también heredero de Dios por Cristo.”

Cuando aceptamos a Cristo como nuestros Salvador, Dios nos adopta, nos recibe en Su familia espiritual en Cristo. Cuando un niño es adoptado en una nueva familia, esto implica un totalmente nuevo estilo de vida, incluso puede haber un cambio hasta en el idioma a medida que crecen. En Cristo, Dios, lo escogió a usted para ser Su hijo, para ser parte de Su familia. Usted le pertenece a Él. Ahora que sabemos que somos hijos de Él, lo que nos debemos preguntar es lo siguiente; ¿Cuáles son los cambios que debemos de hacer en nuestro pensamiento y en nuestro diario vivir como resultado de nuestra adopción?

PENSAMIENTO ERRONEO: Toda la humanidad es hija de Dios. Por consiguiente, debo de vivir sumisamente en humillante esclavitud.

PENSAMIENTO CORRECTO: Dios me ha adoptado por haber aceptado a Su hijo Jesucristo como mi Salvador. Por lo tanto, por ser Su hijo, debería honrarlo como mi Padre.


"Quien soy en Cristo"
Parte 11


REDIMIDO…. ¿Qué se puede entender por “REDIMIR”? Redimir es volver a adquirir por un precio, pagar un rescate, o liberar.

LEER: Efesios 1:7-10 “en quien tenemos redención por su sangre, la remisión de pecados, según las riquezas de su gracia, que sobreabundó para con nosotros en toda sabiduría e inteligencia; dándonos a conocer el misterio de su voluntad, según su beneplácito, el cual se había propuesto en sí mismo; que en la dispensación del cumplimiento de los tiempos, había de reunir todas las cosas en Cristo, así las que están en el cielo, como las que están en la tierra, aun en Él.”

LEER Hebreos 9:11-14 “Mas estando ya presente Cristo, Sumo Sacerdote de los bienes que habían de venir, por el más amplio y más perfecto tabernáculo, no hecho de manos, es decir, no de esta creación; y no por sangre de machos cabríos ni de becerros, sino por su propia sangre, entró una sola vez en el lugar santísimo, habiendo obtenido eterna redención. Porque si la sangre de los toros y de los machos cabríos, y las cenizas de una becerra, rociadas a los inmundos santifican para la purificación de la carne, ¿cuánto más la sangre de Cristo, el cual mediante el Espíritu eterno se ofreció a sí mismo sin mancha a Dios, limpiará vuestras conciencias de obras muertas para que sirváis al Dios vivo?”

Podemos absorber de este pasaje en hebreos que Cristo redime a los creyentes por medio de Su muerte en la cruz por los pecados, concediendo el perdón por ellos. De esta forma nos deja ver más claro y entender mucho mejor lo que Dios ha hecho por nosotros (los creyentes) en Cristo, nuestros corazones deben de estallar con acción de gracias y alabanzas en forma de agradecimiento continuamente.  “Gracias, Señor Dios, por redimirme”

Preguntémonos lo siguiente: ¿Cuales son algunos de los pecados por los que el Señor me ha redimido? ¿Qué clase de corazón y respuesta de vida debo de producir por Él incluir en el paquete la redención una vez lo acepte como mi Salvador?

PENSAMIENTO ERRONEO: Muchas veces a nuestro pensamiento viene que el Señor nos abandona en medio de dificultades. Que, Él, no se preocupa mucho por nosotros, especialmente cuando clamamos por nuestras necesidades.

PENSAMIENTO CORRECTO: El Señor me ha liberado de la dificultad peor que puede existir. Me ha liberado del pecado que me conducía a la muerte eterna. Debo de practicar el agradecimiento como una respuesta que entiendo que la muerte del Sumo Sacerdote (Cristo Jesús) es vida para todo aquel que crea en El y no enfocarme en lo pasajero, lo que ofrece este mundo, perdición.


"Quien soy en Cristo"
Parte 12


FE DADA….Es un regalo de parte de Dios, es la seguridad y confianza que nos da en Él. Es la confianza de que nuestra salvación y nuestra justicia es por la obra que Cristo completo en la cruz. Juan 19:30 nos dice; “Cuando Jesús hubo tomado el vinagre, dijo: Consumado es. Y habiendo inclinado la cabeza, entregó el espíritu.” Inclusive Dios nos ayuda a ejercitar esta fe y confianza sin ver.

LEER: Efesios 1:15 “Por lo cual también yo, habiendo oído de vuestra fe en el Señor Jesús, y amor para con todos los santos,”

LEER: Hebreos 11 “Es, pues, la fe, la sustancia de las cosas que se esperan, la demostración de lo que no se ve. Porque por ella alcanzaron buen testimonio los antiguos. Por fe entendemos haber sido constituido el universo por la palabra de Dios, de manera que lo que se ve, fue hecho de lo que no se veía. Por fe Abel ofreció a Dios más excelente sacrificio que Caín, por lo cual alcanzó testimonio de que era justo, dando Dios testimonio de sus ofrendas; y muerto, aún habla por ella. Por fe Enoc fue traspuesto para no ver muerte, y no fue hallado, porque lo traspuso Dios. Y antes que fuese traspuesto, tuvo testimonio de haber agradado a Dios. Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que a Dios se acerca, crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan. Por fe Noé, siendo advertido por Dios de cosas que aún no se veían, con temor preparó el arca en que su casa se salvase; y por esa fe condenó al mundo, y fue hecho heredero de la justicia que es por la fe. Por fe Abraham, siendo llamado, obedeció para salir al lugar que había de recibir por herencia; y salió sin saber a dónde iba. Por fe habitó en la tierra prometida como en tierra ajena, morando en tiendas con Isaac y Jacob, coherederos de la misma promesa: Porque esperaba la ciudad que tiene fundamentos, cuyo artífice y hacedor es Dios. Por fe también la misma Sara, siendo estéril, recibió fuerza para concebir simiente; y dio a luz aun fuera del tiempo de la edad, porque creyó ser fiel el que lo había prometido. Por lo cual también, de uno, y éste ya casi muerto, salieron como las estrellas del cielo en multitud, y como la arena innumerable que está a la orilla del mar. Conforme a la fe murieron todos éstos sin haber recibido las promesas, sino mirándolas de lejos, y creyéndolas, y saludándolas, y confesando que eran extranjeros y peregrinos sobre la tierra. Porque los que esto dicen, claramente dan a entender que buscan una patria. Que si hubiesen estado pensando en aquella de donde salieron, ciertamente tenían tiempo para volverse. Pero ahora anhelaban una mejor patria, esto es, la celestial; por lo cual Dios no se avergüenza de llamarse Dios de ellos; porque les había preparado una ciudad. Por fe Abraham cuando fue probado, ofreció a Isaac, y él que había recibido las promesas, ofreció a su hijo unigénito, habiéndole sido dicho: En Isaac te será llamada simiente; pensando que aun de los muertos es Dios poderoso para levantar; de donde también le volvió a recibir por figura. Por fe Isaac bendijo a Jacob y a Esaú acerca de cosas que habían de venir. Por fe Jacob, al morir, bendijo a cada uno de los hijos de José, y adoró apoyándose sobre el extremo de su bordón. Por fe José, al morir, hizo mención del éxodo de los hijos de Israel; y dio mandamiento acerca de sus huesos. Por fe Moisés, cuando nació, fue escondido de sus padres por tres meses, porque vieron que era niño hermoso; y no temieron el edicto del rey. Por fe Moisés, hecho ya grande, rehusó ser llamado hijo de la hija de Faraón; escogiendo antes ser afligido con el pueblo de Dios, que gozar de los placeres temporales de pecado. Teniendo por mayores riquezas el vituperio de Cristo que los tesoros en Egipto; porque tenía puesta su mirada en el galardón. Por fe dejó a Egipto, no temiendo la ira del rey; porque se sostuvo como viendo al Invisible. Por fe celebró la pascua y el rociamiento de la sangre, para que el que mataba a los primogénitos no los tocase a ellos. Por fe pasaron por el Mar Rojo como por tierra seca; lo cual probando los egipcios, fueron ahogados.Por fe cayeron los muros de Jericó después de rodearlos siete días. Por fe Rahab la ramera no pereció juntamente con los incrédulos, habiendo recibido a los espías en paz. ¿Y qué más digo? Porque el tiempo me faltaría contando de Gedeón, y de Barac, y de Sansón, y de Jefté; así como de David, y de Samuel y de los profetas; que por fe conquistaron reinos, hicieron justicia, alcanzaron promesas, taparon bocas de leones, apagaron fuegos impetuosos, evitaron filo de espada, sacaron fuerzas de flaqueza, fueron hechos fuertes en batallas, hicieron huir ejércitos extranjeros. Las mujeres recibieron sus muertos por resurrección; mas otros fueron torturados, no aceptando el rescate, a fin de obtener mejor resurrección. Otros experimentaron vituperios y azotes; y a más de esto cadenas y cárceles. Fueron apedreados, aserrados, probados, muertos a espada; anduvieron de acá para allá cubiertos de pieles de ovejas y pieles de cabras, pobres, angustiados, maltratados; de los cuales el mundo no era digno; errantes por los desiertos, por los montes, por las cuevas y por las cavernas de la tierra. Y todos éstos, aunque obtuvieron buen testimonio mediante la fe, no recibieron la promesa; 40proveyendo Dios alguna cosa mejor para nosotros, para que no fuesen ellos perfeccionados sin nosotros.”

Preguntémonos; ¿Qué tan fuerte es mi fe? ¿Cuáles son algunas de las cosas que la desafían? ¿Cuáles son algunas formas de cultivar esa fe que hay en mi? En actitud de oración mi consejo es que lea Hebreos 12:1-2 “Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso, y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual, por el gozo puesto delante de Él sufrió la cruz, menospreciando la vergüenza, y se sentó a la diestra del trono de Dios.”

PENSAMIENTO ERRONEO: Mis planes y mis decisiones deben de salir de mi. Debo de depender de mi mismo para ser exitoso especialmente cuando se trata de la obra del Señor.

PENSAMIENTO CORRECTO: Dios es exclusivamente, completamente y totalmente confiable. Él me premia cuando yo confío que mi fe y obediencia es en Cristo.


"Quien soy en Cristo"
Parte 13



En esta semana hablaremos de ESPERANZA DADA…….

¿Qué podemos entender por ESPERANZA DADA en Cristo?

ESPERANZA DADA, es la confianza y plena seguridad de lo que se nos ha dado en Cristo, ahora y en la eternidad.

LEER: Efesios 1:16-18 “no ceso de dar gracias por vosotros, haciendo mención de vosotros en mis oraciones, para que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de gloria, os dé espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de Él; alumbrando los ojos de vuestro entendimiento, para que sepáis cuál es la esperanza de su llamamiento, y cuáles las riquezas 
de la gloria de su herencia en los santos;”

LEER: 2Tesalonicenses 2:13-17 “Mas nosotros debemos siempre dar gracias a Dios por vosotros, hermanos amados del Señor, de que Dios os haya escogido desde el principio para salvación, por la santificación del Espíritu y la fe en la verdad, a lo cual os llamó por nuestro evangelio, para alcanzar la gloria de nuestro Señor Jesucristo. Así que, hermanos, estad firmes, y retened la doctrina que os ha sido enseñada, sea por palabra, o por carta nuestra. Y el mismo Jesucristo Señor nuestro, y el Dios y Padre nuestro, el cual nos amó, y nos dio consolación eterna, y buena esperanza por gracia, consuele vuestros corazones, y os confirme en toda buena palabra y obra.”

Pregúntese: ¿Alguna vez se ha desesperado por lo que le pasa en el presente o por su futuro? Creo que todos nosotros en un momento dado en nuestras vidas nos hemos preocupado por ambos tiempos, tanto por el presente como por el futuro, especialmente cuando estamos bajo tribulación o nos vemos como si no tuviésemos esperanza. ¿Qué aspectos de las promesas de Dios dadas en la Biblia acerca de su futuro sabe usted que puede usar para confrontar esos sentimientos de desesperanza? Recuerde que preguntas como estas nos ayudan a indagar mas en la Palabra. No se detenga y trate de aumentar su conocimiento si usted no tiene idea de la contestación para la pregunta.

PENSAMIENTO ERRONEO: Aun caminando bajo la Palabra en muchas ocasiones me siento que no tengo esperanza y que mi futuro es incierto.

PENSAMIENTO CORRECTO: En Cristo, Dios me ha dado gran esperanza y no solo esperanza, sino que es una esperanza segura, preciosa y una esperanza viva – ahora y siempre. De nuestra boca debe de salir siempre una gratitud por la obra de Cristo y que dios ha incluido todo esto y lo anterior estudiado en el paquete por solo nosotros CREER en El y en Cristo Jesús, Alabado sea el Dios de las alturas, Jehová de los ejércitos.


"Quien soy en Cristo"
Parte 14


Prosiguiendo con lo que somos en Cristo hoy vamos a hablar de “DADO EL PODER DE DIOS”
A que nos referimos cuando hablamos de “DADO EL PODER DE DIOS” ... Nos referimos a Su fuerza inconmensurable poder, fuerza, habilidad, omnipotencia y autoridad.

LEER: Efesios 1:19-21 “y cuál la supereminente grandeza de su poder para con nosotros los que creemos, según la operación del poder de su fortaleza, la cual operó en Cristo, resucitándole de los muertos, y sentándole a su diestra en los lugares celestiales, sobre todo principado y potestad y potencia y señorío, y sobre todo nombre que se nombra, no sólo en este mundo, sino también en el venidero;”

LEER: Filipenses 2:5-11 “Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús; el cual, siendo en forma de Dios, no tuvo por usurpación el ser igual a Dios; sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y hallado en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre; para que al nombre de Jesús, se doble toda rodilla; de los que están en el cielo, y en la tierra, y debajo de la tierra, y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para la gloria de Dios Padre.”

El poder de Dios se expresa en su punto culminante en la resurrección y exaltación de Jesucristo. Lo crea o no lo crea nuestra debilidad es un regalo de Dios, porque ella nos presiona a descansar en el poder de Dios. Pregunta; ¿En qué aspectos usted es débil? ¿Cuáles son algunas de las maneras en que usted desea ver el poder de Dios en su vida?

PENSAMIENTO ERRONEO: En esta vida todo lo debo de lograr por y con mi propia fuerza.

PENSAMIENTO CORRECTO: El poder de Dios está disponible para mí por Cristo Jesús y si es Su voluntad, yo puedo y debo pedirle a Dios que haga las cosas que están fuera de mi alcancé.


"Quien soy en Cristo"
Parte 15


Hablemos hoy de lo que es ser “UN MIEMBRO DEL CUERPO DE CRISTO” por lo que Él es en nosotros.

El cuerpo de Cristo está formado por los que han aceptado a Cristo como salvador por solo creer en Cristo. Hay una identidad espiritual que los creyentes llamados “cristianos” comparten con Jesús. Ya que los “cristianos” están en unión con Cristo, inclusive los “cristianos” también están unidos entre sí.

LEER Efesios 1:22-23 “y sometió todas las cosas bajo sus pies, y lo dio por cabeza sobre todas las cosas a la iglesia, la cual es su cuerpo, la plenitud de Aquél que todo lo llena en todo.”

LEER 1 Corintios 12:12-27 “Porque así como el cuerpo es uno, y tiene muchos miembros, pero todos los miembros del cuerpo, siendo muchos, son un solo cuerpo, así también Cristo. Porque por un solo Espíritu somos todos bautizados en un cuerpo, ya ­sean judíos o gentiles, ya sean siervos o libres; y todos hemos bebido de un mismo Espíritu. Porque el cuerpo no es un solo miembro, sino muchos. Si dijere el pie: Porque no soy mano, no soy del cuerpo; ¿por eso no será del cuerpo? Y si dijere la oreja: Porque no soy ojo, no soy del cuerpo; ¿por eso no será del cuerpo? Si todo el cuerpo fuese ojo, ¿dónde estaría el oído? Si todo fuese oído, ¿dónde estaría el olfato? Mas ahora Dios ha colocado los miembros cada uno de ellos en el cuerpo, como Él quiso. Que si todos fueran un solo miembro, ¿dónde estaría el cuerpo? Mas ahora son muchos los miembros, pero un solo cuerpo. Y el ojo no puede decir a la mano: No te necesito: Ni tampoco la cabeza a los pies: No tengo necesidad de vosotros. Antes bien, los miembros del cuerpo que parecen más débiles, son los más necesarios; y los miembros del cuerpo que estimamos menos dignos, a éstos vestimos más dignamente; y los que en nosotros son menos decorosos, son tratados con mucho más decoro. Porque los miembros que en nosotros son más decorosos, no tienen necesidad; pero Dios ordenó el cuerpo, dando más abundante honor al que le faltaba; para que no haya desavenencia en el cuerpo, sino que los miembros todos se preocupen los unos por los otros. Y si un miembro padece, todos los miembros se duelen con él; o si un miembro es honrado, todos los miembros con él se regocijan. Vosotros, pues, sois el cuerpo de Cristo, y miembros en particular.”

Debemos vivir nuestra vida unidad en Cristo a través de la comunión con otros creyentes y sirviendo en el cuerpo de Cristo. Una vez que reconocemos quien está en nosotros y lo que Cristo es en nosotros deberíamos de darle las gracias a nuestro Señor haciendo una oración como esta; “Gracias, Señor Jesús, que soy parte de algo, alguien, mucho más grande que yo. Gracias, porque yo estoy en ti y tu estas en mí y soy una parte de ti cuerpo, Cristo.” ¡A ti sea toda la Gloria! 

Pregúntate; ¿Cuáles son las áreas en la necesito mantener la unidad con un hermano en la fe? ¿Qué pasos puedo dar para alcanzar este fin?

PENSAMIENTO ERRÓNEO: La vida es uno solo. Debo de hacer lo mejor que pueda por mi cuenta. No debo molestar a nadie para que nadie me moleste a mí.

PENSAMIENTO CORRECTO: Como parte del cuerpo de Cristo, tengo un papel que desempeñar. Tengo que cumplir ese papel por obediencia, especialmente preocuparme por los otros miembros del cuerpo de Cristo.


"Quien soy en Cristo"
Parte 16


En esta ocasión vamos a tocar otro beneficio que está incluido en el paquete de lo que "Soy en Cristo" cuando lo aceptamos como nuestro SALVADOR. La “MISERICORDIA DADA” es otra bendición de parte de Cristo cuando termino la obra en el Monte del Calvario.

MISERICORDIA DADA, es la gran misericordia y compasión de Dios hacia nosotros gratuita.

LEA Efesios 2:14 “Y Él os dio vida a vosotros, que estabais muertos en vuestros delitos y pecados, en los cuales anduvisteis en otro tiempo, conforme a la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia; entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo; en la concupiscencia de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás. Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó,”

LEA Mateo 18:23-35 “Por lo cual el reino de los cielos es semejante a un rey que quiso hacer cuentas con sus siervos. Y comenzando a hacer cuentas, le fue traído uno que le debía diez mil talentos. Mas a éste, no teniendo con qué pagar, su señor mandó venderle, y a su esposa e hijos, con todo lo que tenía, y que se le pagase. Entonces aquel siervo, postrado le rogaba, diciendo: Señor, ten paciencia conmigo, y yo te lo pagaré todo. Entonces el señor de aquel siervo, fue movido a misericordia, y le soltó y le perdonó la deuda. Mas saliendo aquel siervo, halló a uno de sus consiervos, que le debía cien denarios, y sujetándolo del cuello, le dijo: Págame lo que me debes. Entonces su consiervo, postrándose a sus pies, le rogaba diciendo: Ten paciencia conmigo, y yo te lo pagaré todo. Pero él no quiso, sino fue y le echó en la cárcel, hasta que pagase la deuda. Y cuando sus consiervos vieron lo que pasaba, se entristecieron mucho, y viniendo, dijeron a su señor todo lo que había pasado. Entonces llamándole su señor, le dijo: Siervo malvado, toda aquella deuda te perdoné porque me rogaste. ¿No debías tú también tener misericordia de tu consiervo, así como yo tuve misericordia de ti? Entonces su señor se enojó, y le entregó a los verdugos, hasta que pagase todo lo que le debía. Así también hará con vosotros mi Padre celestial, si no perdonáis de vuestro corazón cada uno a su hermano sus ofensas.”

Hablando humanamente y con sentido común podemos llegar a una conclusión sencilla de como aplicar la “misericordia”, esta debería de ser aplicada de la siguiente forma; yo debo de ser misericordioso con los demás porque Dios ha sido misericordioso conmigo, ve, que sencillo.
Pregúntate lo siguiente; ¿Alguna vez he mostrado compasión por alguien? ¿Por qué lo he hecho? ¿He menospreciado a alguien por una razón u otra? Preguntas como estas nos ayudan a re-evaluarnos como personas y sobre todo como hijos de Dios.

PENSAMIENTO ERRÓNEO: No creo que a Dios le importe todos mis momentos de vida, momentos de problemas y preocupaciones con los que me enfrento diariamente. Creo que El solo se enfoca en mi cuando verdaderamente clamo con dolor y desespero.

PENSAMIENTO CORRECTO: La misericordia de Dios está en nosotros todo el tiempo. Él tiene tal amable misericordia y compasión por mí en todo, todo el tiempo y para todo. Por consiguiente, yo también debo de ser compasivo con los demás de la misma forma que Dios es compasivo conmigo.


"Quien soy en Cristo"
Parte 17


Otra dicha de lo que “soy en Cristo” es; “HECHO VIVO CON CRISTO”

Debido a lo que debe de ser la unión del creyente con Cristo, Dios cuenta lo que sucedió a Cristo en Su muerte, sepultura, resurrección y ascensión, como si también nos ocurriera a nosotros, los creyentes.

LEA: Efesios 2:4-5 “Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó, aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos),”

LEA: Romanos 6:1-11 “¿Qué, pues, diremos? ¿Perseveraremos en el pecado para que la gracia abunde? ¡En ninguna manera! Porque los que somos muertos al pecado, ¿cómo viviremos aún en él? ¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte? Porque somos sepultados con Él en la muerte por el bautismo; para que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en novedad de vida. Porque si fuimos plantados juntamente con Él en la semejanza de su muerte, también lo seremos en la semejanza de su resurrección; sabiendo esto, que nuestro viejo hombre fue crucificado con Él, para que el cuerpo de pecado fuera destruido, a fin de que no sirvamos más al pecado. Porque el que ha muerto, libre es del pecado. Y si morimos con Cristo, creemos que también viviremos con Él; sabiendo que Cristo, habiendo resucitado de los muertos, ya no muere; la muerte ya no tiene dominio sobre Él. Porque en cuanto murió, al pecado murió una vez; pero en cuanto vive, para Dios vive. Así también vosotros consideraos en verdad muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús, Señor nuestro.”

Lo que éramos sin Cristo está muerto incluyendo la muerte eterna y no existe más, así que debemos vivir nuestra identidad en Cristo en obediencia a Dios. En nuestra mente debe de estar sellado que estamos vivo. Las cadenas del pasado que constantemente vienen o tratan de desenfocarnos de lo que somos en Cristo deben de ser dejadas atrás. 

Es bueno preguntarnos lo siguiente; ¿Qué cosas deben de ser traídas a la vida ahora? Sencillamente, nada. ¿Por qué? Porque ya hemos aceptado a Cristo y El según Su palabra nos ha perdonado. ¿Cómo puedo cambiar mis pensamientos de vida? Pensar y darle gracias constantemente a Dios por Su misericordia y Su gracia que me ha obsequiado sin merecérmelo. ¿Qué más necesito cambiar en mi vida para que este mas alineada a la vida nueva en Cristo? Hacer Su voluntad, lo bueno, lo aceptable y lo perfecto.

PENSAMIENTO ERRONEO: Ahora que tengo una vida nueva en Cristo, puedo hacer lo que quiera con ella.

PENSAMIENTO CORRECTO: Debo de vivir mi vida como si realmente estuviera vivo en Cristo porque Él fue el que murió y resucito. Y si El murió y luego resucito entonces en mí no existe la muerte eterna. Yo también resucitare junto con El cuando sea el tiempo.

1 Tesalonicenses 4:14-16… “Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, así también traerá Dios con Jesús a los que durmieron en él. Por lo cual os decimos esto en palabra del Señor: que nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la venida del Señor, no precederemos a los que durmieron. Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero.”


"Quien soy en Cristo"
Parte 18


Continuando con la jornada de "Quien soy en Cristo" hablemos esta vez de lo que significa estar "SENTADOS CON CRISTO".

Debido a la unión que tenemos con Cristo por haberle aceptado como nuestro salvador, Dios, nos deja ver lo que le sucedió a Cristo en Su muerte, sepultura, resurrección y ascensión, como si también nos hubiera ocurrido a nosotros, el creyente. Mirándolo desde el punto espiritual, si hemos muerto también hemos resucitado, si El ascendió, nosotros por igual y si Dios padre sentó a Cristo en lo celestial también nos ha sentado a nosotros, los creyentes, estamos sentados con Cristo. Es una igualdad que Dios nos ha otorgado porque se plació en la obra que Su hijo, Cristo, cumplió cuando murió en la cruz.

LEA: Efesios 2:4-7 "Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó, aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos), y juntamente con Él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar con Él, en lugares celestiales en Cristo Jesús; para mostrar en las edades venideras las abundantes riquezas de su gracia, en su bondad para con nosotros en Cristo Jesús"

LEA: Colosenses 3:1-4 "Si, pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios. Poned vuestra mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra. Porque muertos sois, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios. Cuando Cristo, nuestra vida, se manifieste, entonces vosotros también seréis manifestados con Él en gloria."
Jesús murió en cuerpo, nosotros también vamos a morir en cuerpo. Jesús resucito, nosotros también vamos a resucitar. Jesús está sentado en gloria y por lo tanto, nosotros también. Como nos dice la Palabra, debemos de fijar nuestras mentes en las cosas celestiales donde Cristo esta y no en las cosas terrenales.

Preguntémonos; ¿Cuáles son algunas de las cosas terrenales que compiten con mi atención?
Sera, el futuro incierto, las finanzas, la educación de mis hijos, mi educación, donde voy a vivir, etc. Enuméralas específicamente, no tengas miedo de hacerlo. Puede ser que enumerándolas puedas descubrir que al fin y al cabo no son tan importantes como lo que te espera en lo celestial. ¿Cómo puedo fijar más mi mente en las cosas celestiales? Meditemos en lo que nos dice Hebreos 12:1-3 "Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso, y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual, por el gozo puesto delante de Él sufrió la cruz, menospreciando la vergüenza, y se sentó a la diestra del trono de Dios. Considerad, pues, a Aquél que sufrió tal contradicción de pecadores contra sí mismo, para que no os fatiguéis ni desmayen vuestras almas."

En conclusión, el punto es que; Él lo venció TODO. "Y a vosotros, estando muertos en pecados y en la incircuncisión de vuestra carne, os dio vida juntamente con Él; perdonándoos todos los pecados, cancelando el manuscrito de las ordenanzas que había contra nosotros, que nos era contrario, quitándolo de en medio y clavándolo en la cruz; y despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en sí mismo." Colosenses 2:13-15

PENSAMIENTO ERRÓNEO: Debo de enfocarme en las cosas que este mundo me ofrece para poder alcanzar mis metas cueste lo que cueste.

PENSAMIENTO CORRECTO: Debo de entender que, aunque las cosas sanas de este mundo son importantes para mi diario vivir no se pueden comparar con la visión espiritual y celestial; “Puesto que Dios Padre sentó a Cristo en lugares celestiales, yo también lo estoy. Por tal motivo todas las cosas terrenales quedan atrás.


"Quien soy en Cristo"
Parte 19


Cuando hablamos de “GUARDADO” en términos humanos, hablamos de poner algo en un lugar secreto o seguro. Cuando hablamos de “GUARDADO” de "Quien soy en Cristo" hablamos de ser entregados. Dios nos salvó por Su gracia, mediante la fe en Jesús. Cuando una persona pone su fe en Jesús, la Biblia dice que esa persona está justificada – Esa persona se declara justo a los ojos de Dios.

LEA: Efesios 2:8-9 “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe, y esto no de vosotros; pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe. Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.”

LEA: Romanos 3:9-28 “¿Qué, pues? ¿Somos mejores que ellos? En ninguna manera; porque ya hemos acusado a judíos y a gentiles, que todos están bajo pecado. Como está escrito: No hay justo, ni aun uno. No hay quien entienda, no hay quien busque a Dios. Todos se desviaron del camino, a una se hicieron inútiles; no hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno. Sepulcro abierto es su garganta; con su lengua engañan, veneno de áspides hay debajo de sus labios; cuya boca está llena de maldición y de amargura; sus pies, prestos para derramar sangre; destrucción y miseria hay en sus caminos; y el camino de paz no han conocido. No hay temor de Dios delante de sus ojos. Pero sabemos que todo lo que la ley dice, a los que están bajo la ley lo dice; para que toda boca se tape, y todo el mundo sea hallado culpable delante de Dios. Por tanto, por las obras de la ley ninguna carne será justificada delante de Él; pues por la ley es el conocimiento del pecado. Mas ahora, aparte de la ley, la justicia de Dios es manifestada, siendo testificada por la ley y los profetas; la justicia de Dios que es por la fe de Jesucristo, para todos y sobre todos los que creen; porque no hay diferencia; por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios; siendo justificados gratuitamente por su gracia mediante la redención que es en Cristo Jesús; a quien Dios ha puesto en propiciación por medio de la fe en su sangre, para manifestar su justicia por la remisión de los pecados pasados, en la paciencia de Dios, para manifestar su justicia en este tiempo; para que Él sea justo, y el que justifica al que cree en Jesús. ¿Dónde, pues, está la jactancia? Queda excluida. ¿Por cuál ley? ¿De las obras? No, sino por la ley de la fe. Concluimos, pues, que el hombre es justificado por fe sin las obras de la ley.”

No importa lo duro o lo oscuro de como las cosas difíciles pueden parecer a veces, debemos de recordar siempre que hemos sido salvados. Cuando aplicamos esta verdad a nuestra vida sin tomar en cuenta la situación o la condición que nos rodea entonces estamos aceptando el concepto de estar “GUARDADO” por el Señor, Jesucristo. Cuando traemos a la luz y recordamos que somos salvo, significa que hemos sido salvados del pecado, de la muerte y del tormento eterno. Es aquí donde en realidad estamos aceptando el regalo de lo que realmente significa “GUARDADO”. Y esta salvación donde nos “GUARDA” viene solamente por la gracia de Dios. 

Pregúntate; ¿Cuáles son algunas áreas de mi vida que tienden a caer de nuevo en función del rendimiento del mundo en lugar de la obra de Jesús en Su nombre?

PENSAMIENTO ERRÓNEO: Dios me acepto o me aceptara si soy lo suficientemente bueno.

PENSAMIENTO CORRECTO: No hay nada que yo pueda hacer para ganarme la salvación. La salvación es un don de la gracia de Dios concedida simplemente a través de confiar en Él por fe, por tal motivo una vez que soy salvo por Su gracia me “GUARDA”.


"Quien soy en Cristo"
Parte 20


Continuando el tema de “Quien soy en Cristo”, tocaremos las “OBRAS DE DIOS, CREADAS EN CRISTO JESUS”.

Dios nos ha dado, (a los creyentes) una nueva vida espiritual en Cristo y nos ha renovado después del fracaso de la caída del hombre. ¿Por qué? Porque lo hemos aceptado como nuestros Salvador. ¿Cómo ha llegado este privilegio a nosotros? Porque Él fue el que murió en la cruz pagando por el fracaso de la caída del hombre en Huerto del Edén.

LEA Efesio 2:10 “Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.”
Claramente en este versículo nos deja ver que fuimos creados en Cristo para buenas obras la cual Dios las preparo de antemano. Muy simple, Dios nos crea, el hombre cae, Dios ejecuta el plan de salvación con Cristo, nosotros lo aceptamos como nuestro Salvador y luego nos escoge para andar en buenas obras.
Cuando el hombre cayo en el Huerto del Edén automáticamente vino la “Muerte”. “pero del árbol del conocimiento del bien y el mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás.” Génesis 2:17. Por este motivo fue que reino la muerte, por este pecado fue murieron muchos.

LEA 2 Corintios 5:14-21 “No obstante, reinó la muerte desde Adán hasta Moisés, aun en los que no pecaron a la manera de la transgresión de Adán; el cual es figura del que había de venir. Así también fue el don, mas no como el pecado. Porque si por el pecado de uno muchos murieron, mucho más la gracia de Dios abundó para muchos, y el don de gracia por un hombre, Jesucristo. Y el don, no fue como por uno que pecó; porque ciertamente el juicio vino por uno para condenación, mas el don es de muchos pecados para justificación. Porque si por un pecado reinó la muerte, por uno; mucho más los que reciben la gracia abundante y el don de la justicia reinarán en vida por uno, Jesucristo. Así que, como por el pecado de uno vino la condenación a todos los hombres, así también, por la justicia de uno, vino la gracia a todos los hombres para justificación de vida. Porque como por la desobediencia de un hombre muchos fueron constituidos pecadores, así también por la obediencia de uno, muchos serán constituidos justos. Y la ley entró para que el pecado abundase; pero cuando el pecado abundó, sobreabundó la gracia; para que así como el pecado reinó para muerte, así también la gracia reine por la justicia para vida eterna, por Jesucristo, nuestro Señor.”

Cada uno de nosotros ha sido creado para un propósito eterno. Preguntémonos lo siguiente;
 
¿Cómo vamos entonces a vivir?
¿Sobre qué base quiere Dios que usted construya tu vida?
¿Qué quiere Dios que hagas para que vivas el resto de tu vida como una nueva creación?

PENSAMIENTO ERRÓNEO: Yo nunca me voy a poder liberal de ser esa vieja persona.

PENSAMIENTO CORRECTO: ¡En Cristo, Dios me ha renovado! Dios me privilegió con una nueva naturaleza, la que me faculta con fe, esperanza y amor para que de esta forma yo lo pueda obedecer y vivir toda una vida, la de este tiempo y la venidera.


"Quien soy en Cristo"
Parte 21


En esta semana tocaremos lo que “Soy en Cristo” por “OBRAS LLAMADAS PARA BUENAS OBRAS”.

Empecemos por mantenernos de que todo lo que “Soy en Cristo” no es por mi sino por lo que El planeo desde antes de la fundación incluyendo la obra que Cristo hizo en toda Su trayectoria incluyendo Su muerte en el Monte del Calvario.
 
Buenas obras son aquellas cosas que nacen por la fe del creyente y que son cosas hechas en el nombre de Jesucristo para darle la gloria a Dios.

LEA: Efesios 2:10 “Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.”

LEA: Mateo 5:14-16; “Vosotros sois la luz del mundo. Una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder. 15Ni se enciende un candil y se pone debajo del almud, sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en casa. 16Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en el cielo.”

LEA: Efesios Capitulo 3; “Por esta causa yo Pablo, prisionero de Jesucristo por vosotros los gentiles, si es que habéis oído de la dispensación de la gracia de Dios que me ha sido dada para con vosotros; que por revelación me hizo conocer el misterio, como antes escribí en breve, leyendo lo cual, podéis entender mi conocimiento en el misterio de Cristo, misterio que en otras edades no se dio a conocer a los hijos de los hombres, como ahora es revelado a sus santos apóstoles y profetas por el Espíritu; que los gentiles sean coherederos y miembros del mismo cuerpo, y copartícipes de su promesa en Cristo por el evangelio, del cual yo fui hecho ministro según el don de la gracia de Dios dado a mí por la operación de su poder. A mí, que soy menos que el más pequeño de todos los santos, me es dada esta gracia de predicar entre los gentiles el evangelio de las inescrutables riquezas de Cristo; y de aclarar a todos cuál es la comunión del misterio escondido desde el principio del mundo en Dios, que creó todas las cosas por Jesucristo; para que la multiforme sabiduría de Dios sea dada a conocer por la iglesia a los principados y potestades en los lugares celestiales, conforme al propósito eterno que hizo en Cristo Jesús Señor nuestro; en quien tenemos seguridad y acceso con confianza por medio de la fe de Él. Por lo cual pido que no desmayéis a causa de mis tribulaciones por vosotros, las cuales son vuestra gloria. Por esta causa doblo mis rodillas ante el Padre de nuestro Señor Jesucristo, de quien es nombrada toda la familia en el cielo y en la tierra, para que os dé, conforme a las riquezas de su gloria, el ser fortalecidos con poder en el hombre interior por su Espíritu; que habite Cristo por la fe en vuestros corazones; para que, arraigados y fundados en amor, podáis comprender con todos los santos cuál sea la anchura, la longitud, la profundidad y la altura; y de conocer el amor de Cristo, que excede a todo conocimiento; para que seáis llenos de toda la plenitud de Dios. Y a Aquél que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos, o entendemos, según el poder que opera en nosotros, a Él sea gloria en la iglesia en Cristo Jesús, por todas las edades, por siempre jamás. Amén.”
Dios nos ha creado en Cristo por una razón. Él tiene trabajo para nosotros y ese trabajo lo clasifico o lo ha identificado como “Obras Buenas.” Ahora que puede ver la visión de Dios para con nosotros, sus siervos, pregúntese; ¿Cuáles son las buenas obras que Tu Señor, tienes para mí? Primeramente, es la “Gran Comisión”, “Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo;” Mateo 28:19. Una vez que ya sabes cual es la principal “Buena Obra”.

Ahora pregúntate; ¿estoy evangelizando las Buenas Nuevas, la salvación? ¿O estoy ejerciendo el papel de un detective secreto? En el sentido de que voy a la iglesia, asisto a los estudios bíblicos, comparto la Palabra con los que ya son sanos y luego en otros lugares o en otra circunstancia me quedo mudo/callado con personas que necesitan una esperanza o el conocimiento de que Cristo sana, restaura y sobre todo que ama incondicionalmente.

PENSAMIENTO ERRÓNEO: “Soy salvo, por lo tanto, es responsabilidad de los demás de buscar ser salvo como lo hice yo.”

PENSAMIENTO CORRECTO: “Dios me salvo, no fui yo, sino Dios y me salvo con un propósito. Él quiere que trabaje para hacer “Buenas Obras”, Obras que le den gloria a Dios.


"Quien soy en Cristo"
Parte 22


Quien soy en Cristo incluye el ser; ACERCADOS POR LA SANGRE DE CRISTO.

Todos estábamos separados de Dios a causa de nuestro pecado, pero a través de la muerte de Jesús nosotros hemos sido llevados hacia una íntima y estrecha relación con El.

“Pues todos han pecado y están privados de la gloria de Dios, pero por su gracia son justificados gratuitamente mediante la redención que Cristo Jesús efectuó.” Romanos 3:23-24

Estimulante y maravilloso es el leer la segunda parte del este pasaje que nos dice en una manera fresca y agradable que; por Su gracia somos justificados gratuitamente mediante la redención que Cristo Jesús efectuó al completar la obra en el Monte del Calvario.

LEA: Efesios 2:13 “Pero ahora en Cristo Jesús, vosotros que en otro tiempo estabais lejos, habéis sido hechos cercanos por la sangre de Cristo.”

LEA: Salmos 145:18-21 “Cercano está Jehová a todos los que le invocan, a todos los que le invocan de veras. Cumplirá el deseo de los que le temen; oirá asimismo el clamor de ellos, y los salvará. Jehová guarda a todos los que le aman; pero destruirá a todos los impíos. La alabanza de Jehová hablará mi boca; y toda carne bendiga su santo nombre eternamente y para siempre.”

LEA: Salmos 148: 13-14 “Alaben el nombre de Jehová, porque sólo su nombre es sublime; su gloria es sobre tierra y cielos. Él ha exaltado el cuerno de su pueblo; alábenle todos sus santos, los hijos de Israel, el pueblo a Él cercano. Aleluya.”

Dios te acerco a Él, no fuiste tú que te acercaste a Él. El muro fue derribado y la cortina fue rasgada en dos. Te has preguntado alguna vez; ¿Cuál fue el significado de que el velo del templo se haya rasgado en dos cuando Jesús murió? Primero quiero darte un poquito de conocimiento dando contesta a la pregunta. Durante el tiempo de la vida de Jesús, el velo del santo Templo en Jerusalén era el centro de la vida religiosa judía. Éste era el lugar en el que se llevaban a cabo los sacrificios de animales y la adoración, estrictamente de acuerdo a la ley de Moisés, que era seguida fielmente. En Hebreos 9:1-9 nos dice que en el Templo había un velo que separaba al Lugar Santísimo – el lugar terrenal donde moraba la presencia de Dios – del resto del templo donde moraban los hombres. Esto significaba que el hombre estaba separado de Dios por el pecado (Isaías 59:1-2). Solo el sumo sacerdote tenía permitido pasar tras el velo una vez al año (Éxodo 30:10: Hebreos 9:7), entrar ante la presencia de Dios por todo Israel, y hacer expiación por sus pecados (Levíticos 16).

El templo de Salomón tenía 30 codos de altura (1 Reyes 6:2), pero Herodes había aumentado la altura a 40 codos, de acuerdo a los escritos de Flavio Josefo, un historiador judío del primer siglo. No hay seguridad respecto a cuánto equivalía exactamente un codo a nuestras medidas de metros y centímetros, pero es válido asumir que este velo tenía cerca de 18 metros de altura. Josefo también nos dice que el velo tenía 10 centímetros de espesor, y que aún a dos caballos atados a cada uno de sus extremos, les era imposible rasgarlo. Y la descripción en el libro de Éxodo, enseña que este grueso velo fue confeccionado con material azul, púrpura, carmesí y fino lino torcido. 

El tamaño y el grueso de este velo, hacen aún mucho más trascendentales los eventos descritos como ocurridos al momento exacto de la muerte de Jesús en la cruz. “Mas Jesús, habiendo otra vez clamado a gran voz, entregó el espíritu. Y he aquí, el velo del templo se rasgó en dos, de arriba a bajo…” (Mateo 27:50-51ª).
¿Así que, qué hacemos con esto? ¿Qué significado tiene este velo rasgado para nosotros en la actualidad? Ante todo, el hecho de que el velo se haya rasgado dramáticamente al momento de la muerte de Jesús, simboliza que Su sacrificio, el derramamiento de Su propia sangre, fue una expiación suficiente por los pecados para siempre. Ahora significa que el camino para el Lugar Santísimo fue abierto para toda la gente de todos los tiempos, tanto judíos como gentiles. 

Cuando Jesús murió, el velo se rasgó en dos, y Dios se retiró de ese lugar para no volver a morar en un templo hecho por manos humanas (Hechos 17:24). Dios terminó con ese Templo, su adoración y su sistema religioso, y el Templo y Jerusalén fueron dejados “desolados” (destruidos por los romanos) en el 70 d.C. justo como Jesús había profetizado que sucedería en Lucas 13:35.

Ya una vez explicado, lo que tenemos que preguntarnos es lo siguiente; ¿Me acercare al Señor con fe? ¿Tengo a Dios como mi mejor amigo? ¿Qué cosas debo de hacer para aumentar mi intimidad con el Señor?

PENSAMIENTO ERRONEO: Siento que el Señor está lejos de mí.

PENSAMIENTO CORRECTO: La palabra de Dios me dice que “NUNCA ME ABANDONARA”. Por Cristo y solo por Cristo Jesús, me ha dado el privilegio de acercarme a Dios padre.


"Quien soy en Cristo"
Parte 23


Quien soy en Cristo, “HECHO PARTE DE UN NUEVO HOMBRE” ……

Los judíos y los gentiles* estaban separados en aquellos tiempos. Hoy en día existe unidad entre ellos y tanto el judío como el gentil pueden acercarse a Dios a través de la gracia por la obra que Jesucristo hizo.

*Gentiles = Toda aquella raza que no es judía. (Ante los ojos de Dios solo existe dos razas; Judíos y Gentiles)

LEA: Efesios 2:14-15 “Porque Él es nuestra paz, que de ambos hizo uno, derribando la pared intermedia de separación; aboliendo en su carne las enemistades, la ley de los mandamientos contenidos en ordenanzas, para hacer en sí mismo de los dos un nuevo hombre, haciendo así la paz;”

LEA: Romanos 3:29-30 “¿Es Dios solamente Dios de los judíos? ¿No lo es también de los gentiles? Ciertamente, también de los gentiles. Porque uno es Dios, el cual justificará por la fe a los de la circuncisión, y por medio de la fe, a los de la incircuncisión.”

LEA: Romanos 15:1-12 “Así que los que somos fuertes debemos sobrellevar las flaquezas de los débiles, y no agradarnos a nosotros mismos. Cada uno de nosotros agrade a su prójimo para su bien, para edificación. Porque ni aun Cristo se agradó a sí mismo; antes bien, como está escrito; Los vituperios de los que te vituperaban, cayeron sobre mí. Porque las cosas que antes fueron escritas, para nuestra enseñanza fueron escritas; para que por la paciencia y consolación de las Escrituras, tengamos esperanza. Mas el Dios de la paciencia y de la consolación os dé que entre vosotros seáis de un mismo sentir según Cristo Jesús; para que unánimes, y a una voz glorifiquéis al Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo. Por tanto, recibíos los unos a los otros, como también Cristo nos recibió para gloria de Dios. Digo, pues, que Cristo Jesús fue ministro de la circuncisión por la verdad de Dios, para confirmar las promesas hechas a los padres, y para que los gentiles glorifiquen a Dios por su misericordia, como está escrito: Por tanto, yo te confesaré entre los gentiles, y cantaré a tu nombre. Y otra vez dice: Regocijaos, gentiles, con su pueblo. Y otra vez: Alabad al Señor todos los gentiles, y dadle gloria todos los pueblos. Y otra vez Isaías dice: Saldrá raíz de Isaí, y el que se levantará para reinar sobre los gentiles: Los gentiles esperarán en Él.”

Por la paga con Su sangre donde venció todo incluyendo la muerte por el pecado para que de esta forma tanto el judío como el gentil pudiera disfrutar de una misma unidad, Cristo. Estar unidos al cuerpo de Cristo significa que toda antigua enemistad por causa de diferente origen debe de ser dejada a un lado. Ahora los que hemos aceptado a Cristo como salvador somos todos uno en Cristo, Él es nuestra paz

Lo que nos debemos de preguntar es lo siguiente; ¿Cómo se puede estar en unidad con todos los creyentes en Cristo? ¿De qué forma puedo alcanzar a otros creyentes de diferente origen para expresar esa unidad que Cristo nos ha dado?

PENSAMIENTO ERRÓNEO: Debemos de estar en defensa con mis hermanos que son de otro origen.

PENSAMIENTO CORRECTO: Cristo ha derribado los muros entre las personas de diferente origen. Estas personas diferentes a mí son o pueden ser mis hermanos en Cristo.



"Quien soy en Cristo"
Parte 24


Entrando en otra bendición de lo que significa; Quien soy en Cristo, hoy hablaremos de “RECONCILIADOS CON DIOS”

¿Para qué somos “Reconciliados con Dios”? Para que de esta forma podamos conducirnos a tener una amistad con Él, ya que Él, abolió la enemistad que había en un pasado por causa de la pared que nos separaba de Él.

LEA: Efesios 2:14-17 “Porque Él es nuestra paz, que de ambos hizo uno, derribando la pared intermedia de separación; aboliendo en su carne las enemistades, la ley de los mandamientos contenidos en ordenanzas, para hacer en sí mismo de los dos un nuevo hombre, haciendo así la paz; y reconciliar con Dios a ambos en un cuerpo mediante la cruz, matando en sí mismo las enemistades. Y vino, y predicó la paz a vosotros que estabais lejos, y a los que estaban cerca;”

LEA: 2 Corintios 5:18-21 “Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por Jesucristo; y nos dio el ministerio de la reconciliación. De manera que Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo, no imputándole sus pecados, y nos encomendó a nosotros la palabra de la reconciliación. Así que, somos embajadores de Cristo, como si Dios rogase por medio de nosotros; os rogamos en nombre de Cristo: Reconciliaos con Dios. Al que no conoció pecado, lo hizo pecado por nosotros, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en Él.”

La enemistad debida al pecado entre Dios, nosotros y los demás creyentes ya no existe. En Cristo, somos reconciliados con Dios y con los demás, aunque algunas veces volvemos a tener pensamientos que ponen a Dios como nuestro enemigo. Pregúntese; ¿Qué cosas en mi vida pueden desencadenar pensamientos negativos acerca de Dios? ¿Qué debo hacer al respecto?

PENSAMIENTO ERRÓNEO: Cuando siento que Dios me rechaza, pienso que es mi enemigo.

PENSAMIENTO CORRECTO: En cristo, he sido reconciliado con Dios. Dios me cuenta como Su amigo. Debo de vivir esa reconciliación en palabra y obra.

“Vosotros sois mis amigos si hacéis lo que yo os mando. Ya no os llamo siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor; pero os he llamado amigos, porque os he dado a conocer todo lo que he oído de mi Padre. Vosotros no me escogisteis a mí, sino que yo os escogí a vosotros, y os designé para que vayáis y deis fruto, y que vuestro fruto permanezca; para que todo lo que pidáis al Padre en mi nombre os lo conceda.” Juan 15:14-16


"Quien soy en Cristo"
Parte 25


Cristo, nos dio la capacidad de tener “ACCESO DADO AL PADRE”. Nos ha certificado el acercamiento a Dios para que podamos tener una relación con Él.  Esto es concedido debido a la gratitud de Su gracia lo cual debemos de creerlo para que de esta forma podamos vivir, quien soy en Cristo. El acceso al Padre fue incluido en el paquete de lo que somos en Cristo, no porque nos lo merecemos sino por Su gracia para con nosotros. Primeramente, para Sus hijos y luego para todo aquel que desea ser parte de la familia celestial de Cristo Jesús. El beneficio está disponible para toda la humanidad, queda de la humanidad de lograr y alcanzar tal beneficio como los anteriores que se han discutidos.

LEA: Efesios 2:18 “porque por medio de Él ambos tenemos entrada por un mismo Espíritu al Padre.”

LEA: Romanos 3:8-12 “¿Y por qué no decir (como somos difamados, y algunos afirman que decimos): Hagamos males para que vengan bienes? La condenación de los cuales es justa. ¿Qué, pues? ¿Somos mejores que ellos? En ninguna manera; porque ya hemos acusado a judíos y a gentiles, que todos están bajo pecado. Como está escrito: No hay justo, ni aun uno. No hay quien entienda, no hay quien busque a Dios. Todos se desviaron del camino, a una se hicieron inútiles; no hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno.”

Cuando usted medita en Romanos 3:8-12 podrá darse cuentas de lo que significa “Quien soy en Cristo”. Lo que soy en Cristo, es simplemente por la sangre que Él derramo en la cruz ósea por Su muerte. Consiguiendo vencer a Satanás y a la misma vez concediéndonos TODOS los beneficios de Él. Y TODO no los ha dado porque a Él le ha placido. En estos versículos nos deja ver que no hay nadie justo, ni aun uno. Nos deja ver claramente que el hombre (termino general) no va ser salvo por su propia cuenta. ¿Por qué? Porque el hombre en su propia carne no puede entender y mucho menos el hombre no va a buscar de Dios.

El hombre fue diseñado para ser perfecto por el Creador, Dios, pero ese diseño fue alterado una vez el hombre peco. En esos momentos el diseño del hombre fue rediseñado. Lo cual trajo consecuencias para que de esta forma nos desviemos de lo correcto, de la verdad y de lo perfecto. Ahora para lograr esa perfección, para que se pueda alcanzar la justicia, el hombre tiene que buscar de Cristo. No los deja ver claro y sencillamente, nos dice que nos desviamos de nuestros caminos, que nos transformamos en inútiles, que por más que queramos hacer lo bueno siempre vamos a fallar de alguna manera u otra, lo cual nos descalifica automáticamente. Dios nos deja ver que no hay ni siquiera uno que califique por su propia fuerza, sino que es a través de Él para poder lograr la salvación y de esta forma podamos lograr la justicia perfecta que viene de Dios.

Dios no nos mantiene alejados de Él, nosotros nos alejamos. La razón de Él estar tan cerca de nosotros es porque en nosotros mora el Espíritu Santo. Dios, nuestro Padre, ha hecho un camino donde no lo había. El abrió la puerta nuevamente enviando a Su hijo Unigénito, Cristo Jesús par que nosotros podamos ir a Sus brazos. Meditemos en las siguientes preguntas; Cuando vengo a la presencia del Señor, ¿vengo a Su presencia reconociendo que Él tiene los brazos abiertos para recibirme incondicionalmente, cual sea mi circunstancia? ¿Cuáles son las cosas que me impiden o evitan que pase tiempo con Él?

PENSAMIENTO ERRÓNEO: No me atrevo a compartir todos mis problemas con Dios por causa de mi comportamiento.

PENSAMIENTO CORRECTO: Yo soy morada de Dios, mi cuerpo es el templo donde habita el Espíritu Santo, Dios está siempre cerca de mí. Por lo que soy en Cristo, yo tengo acceso, yo puedo ir a Él con todas mis necesidades.

¿No sabéis que sois templo de Dios y que el Espíritu de Dios habita en vosotros? 1 Corintios 3:16


"Quien soy en Cristo"
Parte 26


Los hijos de Dios, los que han aceptado a Jesús como su Salvador, son contados entre el pueblo de Dios y los hace ser un “CONCIUDADANO CON LOS SANTOS” en el cielo. Otro beneficio por la simpleza misericordia y gracia de Dios por la sangre que Su hijo derramo en la cruz por nosotros.

LEA: Efesios 2:19 “Así que ya no sois extranjeros ni advenedizos, sino conciudadanos de los santos, y de la familia de Dios;”

LEA: Filipenses 3:17-21 “Hermanos, seguid mi ejemplo, y señalad a los que así anduvieren, como nos tenéis por ejemplo. Porque muchos andan, de los cuales os he dicho muchas veces, y aun ahora lo digo llorando, que son enemigos de la cruz de Cristo; cuyo fin será destrucción, cuyo dios es su vientre, y cuya gloria es su vergüenza, que sólo piensan en lo terrenal. Mas nuestra ciudadanía está en el cielo, de donde también esperamos al Salvador, el Señor Jesucristo; el cual transformará nuestro cuerpo vil, para que sea semejante a su cuerpo glorioso, según el poder con el cual puede también sujetar a sí todas las cosas.”

Verdadera residencia, nunca más afuera, somos ciudadanos del cielo por la eternidad. 
Pregúntate; ¿Cuáles son los beneficios que tu patria te da en estos momentos? Y luego compárala con las bendiciones de ser ciudadano del cielo. No hay comparación, uno, ni idea tiene de los beneficios que Dios nos tiene en reserva para ese tiempo.

PENSAMIENTO ERRÓNEO: No hay nada mejor como mi patria.

PENSAMIENTO CORRECTO: Mi ciudadanía celestial es mucho más importante que cualquier lazo terrenal.



"Quien soy en Cristo"
Parte 28


La semana pasada aprendimos que todos los que hemos aceptado a Cristo somos “CONCIUDADANO CON LOS SANTOS “ en el cielo y además de eso nos da otro beneficio donde nos deja ver que también somos “MIEMBROS DE DIOS EN EL HOGAR”. Interesante, los creyentes en Cristo son contados entre la familia de Dios y somos miembros de Su hogar. ¡Viva Dios!

LEA: Efesios 2:19 “Así que ya no sois extranjeros ni advenedizos, sino conciudadanos de los santos, y de la familia de Dios;”

LEA: 1 Timoteo 3:14-15 “Esto te escribo, con la esperanza que vendré pronto a ti, para que si tardo, sepas cómo debes conducirte en la casa de Dios, que es la iglesia del Dios viviente, columna y apoyo de la verdad.”

Las familias son un reto, nuestros padres terrenales no son capaces de ser perfectos. Por lo tanto, eso los descalifica para criar a sus hijos en una forma perfecta. Sin embargo, sabemos que Dios es el único que tiene la perfección y que necesitamos de Él para que podamos estar bajo su misericordia y que algún día, cuando alcancemos la corona podamos ser transformados y ser perfecto como Él. Dios es sabio, amoroso y digno de confianza en todos los sentidos.

Preguntémonos; ¿Cómo podemos cambiar la manera de pensar y de seguir viviendo cada día cuando sabemos que pertenecemos a Su familia? De la mejor manera que podemos triunfar cada día es cuando le pedimos a Él que Su palabra venga a nosotros, a nuestro corazón, a nuestro pensamiento ósea que nos ayude meditar en Su palabra continuamente.

PENSAMIENTO ERRONEO: A veces me siento como a oveja negra de la familia, especialmente cuando peco sin ningún motivo y cuando batallo con mis debilidades.

PENSAMIENTO CORRECTO: Dios me ha aceptado en Su familia, Su palabra lo dice así. Me ha aceptado como Su amado hijo, por lo tanto, Él quiere que lo imite.

En Efesios 5:1-2 me dice lo siguiente; “Sed, pues, seguidores de Dios como hijos amados; y andad en amor, como también Cristo nos amó, y se entregó a sí mismo por nosotros a Dios, ofrenda y sacrificio de dulce fragancia.”


"Quien soy en Cristo"
Parte 29


Con solo uno saber que es aceptado por nuestra propia familia terrenal trae a nosotros paz y a la misma vez esa paz nos ayuda a sentirnos privilegiados como miembro de dicha familia. Hoy hablaremos de ser “MIEMBROS DE DIOS EN EL HOGAR”, los hijos de Dios por Cristo son contados entre la familia de Dios y nos hace ser miembros de Su hogar.

LEA: Efesios 2:19 “Así que ya no sois extranjeros ni advenedizos, sino conciudadanos de los santos, y de la familia de Dios;”

LEA: 1 Timoteo 3:14-15 “Esto te escribo, con la esperanza que vendré pronto a ti, para que si tardo, sepas cómo debes conducirte en la casa de Dios, que es la iglesia del Dios viviente, columna y apoyo de la verdad”

Sabemos que adaptarnos, convivir con la familia es un reto, pero a la misma vez se convierte en un placer con el tiempo. Nuestros padres terrenales no son capaces de ser perfectos y mucho menos nosotros cuando tomamos esa posición sin embargo Dios lo es. Dios es un padre perfecto. El amor de Dios es infinito. Una manera de verlo es cuando podemos procesar y entender que envió a Su único hijo (Jesús) a morir por nuestros pecados para que nosotros podamos ser parte de Su familia. No solo es amoroso sino también sabio y digno de confianza en todos los sentidos.

Preguntémonos; ¿Cómo podemos entender esta realidad, que somos parte de la familia de Dios?

Lo podemos entender si vamos a la Palabra, si verdaderamente creemos que la Palabra fue inspirada por el Espíritu Santo donde nos deja ver que es para nuestra enseñanza. Efesios 2:19 nos deja ver claramente cual es nuestra verdadera familia. “Así que ya no sois extranjeros ni advenedizos, sino conciudadanos de los santos, y de la familia de Dios;”

Note que la última parte del versículo nos dice claramente que somos parte de la familia de Dios. No lo escribí ni mucho menos lo dije yo u otro ser humano por su cuenta, lo ha dicho Dios, está registrado en la Biblia. ¿Entonces qué? ¿Debemos de ignorar Su Palabra? Claro que no, de ninguna manera. Tenemos que tomarlo como una garantía de que verdaderamente somos hijos de Dios y que pertenecemos a Su familia.

¿Cómo esta realidad me puede ayudar a que cambie mi manera de pensar y de seguir viviendo cada día que Él me otorgue?

De la forma que nos puede ayudar esta realidad es; aceptar que algo mejor va a venir en un futuro. Meditemos lo que nos dice la Palabra en Apocalipsis 21: 1-5; “Después vi un cielo nuevo y una tierra nueva, pues ya el primer cielo y la primera tierra habían dejado de existir, lo mismo que el mar.  Vi también que la ciudad santa, la nueva Jerusalén, bajaba del cielo, donde vive Dios. La ciudad parecía una novia vestida para su boda, lista para encontrarse con su novio. Y oí que del trono salía una fuerte voz que decía:

«Aquí es donde Dios vive con su pueblo. Dios vivirá con ellos, y ellos serán suyos para siempre. En efecto, Dios mismo será su único Dios. Él secará sus lágrimas, y no morirán jamás. Tampoco volverán a llorar, ni a lamentarse, ni sentirán ningún dolor, porque lo que antes existía ha dejado de existir. Dios dijo desde su trono: «¡Yo hago todo nuevo!» Y también dijo: «Escribe, porque estas palabras son verdaderas y dignas de confianza.»”

Quizás te preguntes ¿Cuándo va a suceder eso? No lo sabemos, solo el Padre lo sabe.  El tiempo no importa, lo importante es que va a suceder. Dios no da cosas a medias, Él ya nos lo ha dado todo. La evidencia es el envío de Su hijo amado para rescatarnos de la muerte por el pecado.

PENSAMIENTO ERRÓNEO: La única familia que tengo es la terrenal.

PENSAMIENTO CORRECTO: Dios me ha aceptado en Su familia cuando acepte a Cristo como mi salvador. Me ha aceptado como Su hijo(a) amado(a). Por lo tanto, por esta razón, debo de imitarlo como Él lo pide.

LEA: Filipenses 2:3-8 "Nada hagáis por egoísmo o por vanagloria, sino que con actitud humilde cada uno de vosotros considere al otro como más importante que a sí mismo, no buscando cada uno sus propios intereses, sino más bien los intereses de los demás. Haya, {pues,} en vosotros esta actitud que hubo también en Cristo Jesús."


"Quien soy en Cristo"
Parte 30


Continuando con “Quien soy en Cristo” podemos ver que en el Antiguo Testamento, el templo era el edificio donde la presencia de Dios moraba. En el Nuevo Testamento, el pueblo de Dios es tanto individual como corporativamente Su templo. EL TEMPLO SANTO (UNIDO CON OTROS CREYENTES, LA IGLESIA*) 

LEA: Efesios 2:19-21 “Así que ya no sois extranjeros ni advenedizos, sino conciudadanos de los santos, y de la familia de Dios; 20edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo, 21en quien todo el edificio, bien coordinado, va creciendo para ser un templo santo en el Señor;”

LEA: 1 Corintios 3:1-17 “De manera que yo, hermanos, no pude hablaros como a espirituales, sino como a carnales, como a niños en Cristo. Os di a beber leche, y no carne; porque aún no podíais digerirla, ni aún ahora podéis; porque aún sois carnales; pues habiendo entre vosotros celos, y contiendas, y divisiones, ¿no sois carnales, y andáis como hombres? Porque cuando uno dice: Yo soy de Pablo; y otro: Yo de Apolos; ¿no sois carnales? ¿Qué, pues, es Pablo, y qué es Apolos? Sino ministros por los cuales habéis creído, y eso según lo que a cada uno ha concedido el Señor. Yo planté, Apolos regó; pero el crecimiento lo ha dado Dios. Así que, ni el que planta es algo, ni el que riega; sino Dios, que da el crecimiento. Y el que planta y el que riega son una misma cosa; aunque cada uno recibirá su recompensa conforme a su labor. Porque nosotros, colaboradores somos de Dios; y vosotros sois labranza de Dios, edificio de Dios. Conforme a la gracia de Dios que me es dada, yo como perito arquitecto puse el fundamento, y otro edifica encima; pero cada uno mire cómo sobreedifica. Porque nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo. Y si alguno edificare sobre este fundamento oro, plata, piedras preciosas, madera, heno, hojarasca; la obra de cada uno se hará manifiesta; porque el día la declarará; porque por el fuego será revelada; y la obra de cada uno cuál sea, el fuego la probará. Si permaneciere la obra de alguno que sobreedificó, recibirá recompensa. Si la obra de alguno fuere quemada, sufrirá pérdida; si bien él mismo será salvo, aunque así como por fuego. ¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros? 17Si alguno destruye el templo de Dios, Dios le destruirá a él; porque el templo de Dios, el cual sois vosotros, santo es.”

Pablo nos advierte acerca de como tratamos la iglesia* porque es el lugar donde habita Dios (1 Corintios 3:16-17).

Preguntémonos; ¿Estoy construyendo la iglesia* o destruyendola?

PENSAMIENTO ERRÓNEO: Acepte al Señor y la iglesia* como tal no es tan importante.

PENSAMIENTO CORRECTO: Siendo yo un miembro de la iglesia, debo de trabajar para edificar la iglesia*. La iglesia es el templo de Dios y mi cuerpo es el templo del Espíritu Santo. 

“¿O no sabéis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, que está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros?” 1 Corintios 6:19

*Iglesia=persona, personas (creyentes)


"Quien soy en Cristo"
Parte 31


Esta es la ultima verdad del tema: “Quien soy en Cristo”.

Una de tantas verdades que el creyente pelea constantemente es que no puede entender que el Espíritu Santo habita en aquel que ha aceptado a Jesucristo como su Salvador. Dios mismo vive en nosotros, los creyentes. Todos los creyentes sin excepción, no importa donde vivas, no importa tu nivel social, no importa que idioma hables, no importa el color de tu piel y ni mucho menos importa si eres bautista, pentecostal, católico, etc. Todos somos miembros de la casa de Dios, somos lo que la palabra define como IGLESIA. Y como iglesia, somos una MORADA PARA DIOS.

LEA: Efesios 2:22 “en quien también vosotros sois juntamente edificados, para morada de Dios en el Espíritu.”

LEA: 1 Corintios 6:12-20 “Todas las cosas me son lícitas, pero no todas convienen; todas las cosas me son lícitas, pero yo no me dejaré dominar por ninguna. Los alimentos son para el vientre, y el vientre para los alimentos; pero tanto al uno como a los otros destruirá Dios. Pero el cuerpo no es para la fornicación, sino para el Señor; y el Señor para el cuerpo. Y Dios, que resucitó al Señor, también a nosotros nos resucitará con su poder. ¿No sabéis que vuestros cuerpos son miembros de Cristo? ¿Tomaré, acaso, los miembros de Cristo, y los haré miembros de una ramera? ¡Dios me libre! ¿O no sabéis que el que se une con una ramera, es hecho un cuerpo con ella? Porque dice: Los dos serán una sola carne. Pero el que se une al Señor, un espíritu es. Huid de la fornicación. Todo pecado que el hombre comete, está fuera del cuerpo; mas el que fornica, contra su propio cuerpo peca. ¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo que está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros? Porque comprados sois por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios.”

Nosotros, somos, una morada para Dios. Un lugar para El mostrar Su gloria. La idea de que Dios vive dentro de nosotros debe de impactar radicalmente nuestra manera de vivir.

Preguntémonos: ¿Cómo debo de usar mi cuerpo sabiendo que es templo del Espíritu Santo?

PENSAMIENTO ERRONEO: No debo de estar pensando como vivo.

PENSAMIENTO CORRECTO: Mi cuerpo es el templo del Espíritu Santo, debo de usar mi cuerpo para Su Gloria.

1 Corintios 6:19
¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo que está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros?