Lección de la Semana

 TERCERA SEMANA DE FEBRERO DEL 2018

Quien soy en Cristo….  Parte 15

Hablemos hoy de lo que es ser “UN MIEMBRO DEL CUERPO DE CRISTO” por lo que Él es en nosotros.

El cuerpo de Cristo está formado por los que han aceptado a Cristo como salvador por solo creer en Cristo. Hay una identidad espiritual que los creyentes llamados “cristianos” comparten con Jesús. Ya que los “cristianos” están en unión con Cristo, inclusive los “cristianos” también están unidos entre sí.

LEER Efesios 1:22-23 “y sometió todas las cosas bajo sus pies, y lo dio por cabeza sobre todas las cosas a la iglesia, la cual es su cuerpo, la plenitud de Aquél que todo lo llena en todo.”

LEER 1 Corintios 12:12-27 “Porque así como el cuerpo es uno, y tiene muchos miembros, pero todos los miembros del cuerpo, siendo muchos, son un solo cuerpo, así también Cristo. Porque por un solo Espíritu somos todos bautizados en un cuerpo, ya ­sean judíos o gentiles, ya sean siervos o libres; y todos hemos bebido de un mismo Espíritu. Porque el cuerpo no es un solo miembro, sino muchos. Si dijere el pie: Porque no soy mano, no soy del cuerpo; ¿por eso no será del cuerpo? Y si dijere la oreja: Porque no soy ojo, no soy del cuerpo; ¿por eso no será del cuerpo? Si todo el cuerpo fuese ojo, ¿dónde estaría el oído? Si todo fuese oído, ¿dónde estaría el olfato? Mas ahora Dios ha colocado los miembros cada uno de ellos en el cuerpo, como Él quiso. Que si todos fueran un solo miembro, ¿dónde estaría el cuerpo? Mas ahora son muchos los miembros, pero un solo cuerpo. Y el ojo no puede decir a la mano: No te necesito: Ni tampoco la cabeza a los pies: No tengo necesidad de vosotros. Antes bien, los miembros del cuerpo que parecen más débiles, son los más necesarios; y los miembros del cuerpo que estimamos menos dignos, a éstos vestimos más dignamente; y los que en nosotros son menos decorosos, son tratados con mucho más decoro. Porque los miembros que en nosotros son más decorosos, no tienen necesidad; pero Dios ordenó el cuerpo, dando más abundante honor al que le faltaba; para que no haya desavenencia en el cuerpo, sino que los miembros todos se preocupen los unos por los otros. Y si un miembro padece, todos los miembros se duelen con él; o si un miembro es honrado, todos los miembros con él se regocijan. Vosotros, pues, sois el cuerpo de Cristo, y miembros en particular.”

Debemos vivir nuestra vida unidad en Cristo a través de la comunión con otros creyentes y sirviendo en el cuerpo de Cristo. Una vez que reconocemos quien está en nosotros y lo que Cristo es en nosotros deberíamos de darle las gracias a nuestro Señor haciendo una oración como esta; “Gracias, Señor Jesús, que soy parte de algo, alguien, mucho más grande que yo. Gracias, porque yo estoy en ti y tu estas en mí y soy una parte de ti cuerpo, Cristo.” ¡A ti sea toda la Gloria! 

Pregúntate; ¿Cuáles son las áreas en la necesito mantener la unidad con un hermano en la fe? ¿Qué pasos puedo dar para alcanzar este fin?

PENSAMIENTO ERRÓNEO: La vida es uno solo. Debo de hacer lo mejor que pueda por mi cuenta. No debo molestar a nadie para que nadie me moleste a mí.

PENSAMIENTO CORRECTO: Como parte del cuerpo de Cristo, tengo un papel que desempeñar. Tengo que cumplir ese papel por obediencia, especialmente preocuparme por los otros miembros del cuerpo de Cristo.


Haga un clic aquí si no ha leído las partes anteriores

    Temas del diario vivir;          
 Conocimiento;

        Querremos orar por usted o por cualquier otra persona que lo necesite. Utilice este medio para contactarnos.

   Solo haz un clic aquí

Yo;

El SEÑOR prueba al justo y al impío, 
y su alma aborrece al que ama la violencia. 
Sobre los impíos hará llover carbones encendidos; 
fuego, azufre y viento abrasador será la porción de su copa. 
Pues el SEÑOR es justo; El ama la justicia; 
los rectos contemplarán su rostro. (Salmos 11:5-7)

¡SEGUIRE ESPERANDO POR TI PERO NO POR MUCHO TIEMPO!


Facebook Twitter Instagram Google+ YouTube