Recompensa


Recompensa 

 

Dios no olvida

Hebreos 6:10: “Porque Dios no es injusto para olvidar vuestra obra y el trabajo de amor que habéis mostrado hacia su nombre, habiendo servido a los santos, y sirviéndoles aún.”

 

Cuando el hombre más anciano de Gran Bretaña cumplió 111 años, aviones antiguos volaron por el cielo y la Banda de los Infantes de la Marina Real tocó Feliz cumpleaños”. Henry Allingham quedó asombrado por toda la atención. Hasta hacía seis años, él había mantenido en secreto durante 86 años los horrorosos recuerdos de lo que había sucedido en las trincheras de la 1ª Guerra Mundial. Este anciano, que había sido blanco de balas y bombas, y que también había sido herido, no recibió honor alguno por lo que había soportado a favor de su país, sino hasta que la asociación de veteranos de la 1ª Guerra Mundial, le encontró. Las Escrituras muestran que aquellos que libran las batallas de Dios, a menudo terminan heridos, presos e incluso asesinados como resultado de su servicio. Y aun hubo de aquellos que no recibieron premio, recompensa, o reconocimiento alguno, como dice en Hebreos 11:13 y 39, de ellos testifica Dios hasta el día de hoy, hasta que llegó hasta nosotros su ejemplo. Mira lo que dice Dios de ellos en el verso 16. Pero creo que hasta el momento, este no es nuestro caso. El autor de Hebreos ve un panorama más amplio. Nos recuerda que un día Dios honrará absolutamente todo lo que hayamos hecho con fe y amor (6:10). ¿Te sientes desalentado hoy? ¿Te sientes insignificante? ¿Te sientes olvidado después de tratar de servir a Dios? ten la seguridad de que Dios no olvidará nada de lo que has hecho en tu servicio a Él o a los demás. ¿Qué es “vuestra obra”? Vida cristiana activa y obediente. 

No pierdas la recompensa

 

¿Qué sucede si Dios te ha elegido para liderar, pero tu tienes o sientes deseos de dejar o de abandonar? Hay ocasiones donde tú puedes sentirte física y mentalmente agotado, cansado y comienzas a oír las mentiras del diablo. Los resultados pueden ser varios: desánimo, pérdida de la perspectiva correcta, deseos de “tirar la toalla”. Esto ocurre generalmente cuando se está muy cerca de ganar una batalla y hay falta de perseverancia. Abandonar, es el asesino número uno de los sueños, llamados y visiones.

Hebreos 10:35-39: No perdáis, pues, vuestra confianza, que tiene grande galardón; porque os es necesaria la paciencia, para que habiendo hecho la voluntad de dios, obtengáis la promesa. Porque aún un poquito, y el que ha de venir vendrá, y no tardará. Mas el justo vivirá por fe; y si retrocediere, no agradará a mi alma. Pero nosotros no somos de los que retroceden para perdición, sino de los que tienen fe para preservación del alma.”

El verso 35 dice “no perdáis. Esto dice que fueron tentados para abandonar la fe y olvidar las promesas de Dios, que ellos esperaron por años. También dice: “No abandonen la confianza que tiene gran remuneración”.

Hebreos 3:12-14. La palabra “confianza” es en referencia a las promesas, confesiones, declaraciones que ellos hicieron con audacia y valentía, en conexión con el evangelio y el llamado de Dios para sus vidas.

Verso 10:35: “La confianza tiene grande galardón”. En otras versiones dice “grande recompensa”, “recibirán un gran premio”, “será grandemente recompensada”. 

Grande galardón

Esta palabra lleva la idea de un pago por la labor presente; un reembolso por los gastos del pasado (Job); provee reparación por injusticias del pasado; hay recompensa en el futuro.

Salmo 18:20-24. Al mirar estas cosas, busca aplicarlas a tu vida, a tus sueños y al llamado de Dios. Dios te asegura el pago por tu obra de fe. Muchas personas, erróneamente, creen que es impropio esperar una recompensa por su trabajo. Dios es justo. Es galardonador.

2ª Timoteo 2:6: “El labrador, para participar de los frutos, debe trabajar primero.”

Él sabe que el éxito de su trabajo, depende del nivel de compromiso, de su participación y devoción. Si participa del trabajo, participa de la recompensa. Tiene derecho a participar de los frutos. El pago de Dios vendrá; Dios te pagará con victorias en distintas áreas de tu vida. Esta recompensa puede ser éxito en el ministerio, una bendición financiera, una unción más grande, un crecimiento de prosperidad sobrenatural, en la vida familiar, una provisión de relaciones perdurables con gente de pacto. Dios tiene muchos caminos para traer recompensa, por permanecer en la fe y hacer lo que Él nos ha llamado a hacer. Dios quiere que recibas bendiciones por el servicio rendido a Su reino.

Filipenses 4:19: “Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús.”

¡No necesitas mendigar! Gracias a Dios por el cielo. Tú recibirás una recompensa allí también.

Apocalipsis 22:12: “He aquí yo vengo pronto, y mi galardón conmigo, para recompensar a cada uno según sea su obra.”

Pero ahora y aquí en el planeta Tierra tus necesidades físicas y materiales serán suplidas. Y también recibirás el pago de tu labor.

1ª Corintios 9:7“¿Quién fue jamás soldado a sus propias expensas? ¿Quién planta viña y no come de su fruto? ¿O quién apacienta el rebaño y no toma de la leche del rebaño?”

Pablo dice que tiene derecho a esperar su cosecha por su labor espiritual. Es normal esperar una “gran recompensa”. Es algo que Dios quiere hacer por nosotros. Recuerda que la fe produce resultados en todos lo terrenos de la vida. 

Conclusión: ¿Estás pensando en abandonar? ¿El diablo te ha tentado para tirar todo, aprovechando tu debilidad? Porque parece que la respuesta nunca llegara. ¿Te ha estado diciendo que no vale la pena ser fiel y perseverar? Hoy es momento propicio preparado por Dios para que renueves tu confianza en Su Palabra, esa en la que un día creíste y te trajo salvación, te liberó, te sanó. Dios no olvida nunca y nunca le queda debiendo nada a nadie.

Hebreos 6:10-15 

Pr. Jorge Rosanova